Receta de pan que puedes hacer hoy mismo para tu familia

Receta de pan que puedes hacer hoy mismo para tu familia

El pan es un básico en muchas mesas alrededor del mundo, hay algo innegablemente reconfortante en el aroma del pan recién horneado.

Además, hacer pan en casa es más fácil de lo que podría parecer, aquí te presentamos una receta simple y deliciosa que seguro será un éxito en tu hogar.

Te recomendamos: Este pan les encanta a todos ¡Harina, 2 huevos! Todo en 5 minutos

Ingredientes

  • Levadura seca: 1 paquete (7 g)
  • Harina para pan: 1 kg (y un poco extra para espolvorear)
  • Sal: 1/2 cucharadita
  • Agua tibia: 700 ml

Preparación

  1. En un recipiente grande, vierte los 700 ml de agua tibia. Agrega la levadura seca y mezcla con un tenedor durante un par de minutos hasta que se disuelva bien.
  2. Añade la mayor parte de la harina y la 1/2 cucharadita de sal. Mezcla con un tenedor hasta que la masa esté lo suficientemente compacta como para que no puedas continuar mezclando.
  3. Con tus manos limpias y previamente enharinadas, forma una bola con la masa. Luego, colócala sobre una superficie también enharinada y amasa por unos cinco minutos, golpeando la masa de vez en cuando. La textura de la masa debe tornarse elástica y suave.
  4. Vuelve a formar una bola con la masa y colócala en un bol grande. Espolvorea un poco de harina por encima. Cubre el recipiente con un paño húmedo y limpio, y deja reposar en un lugar cálido durante al menos una hora, o hasta que la masa haya duplicado su tamaño.
  5. Pasado ese tiempo, golpea la masa para desgasificarla y amásala con energía durante unos 30 segundos. Puedes darle forma manualmente o colocarla en un molde para horno. Deja reposar nuevamente en un lugar cálido por unos 30 minutos a una hora.
  6. Precalienta el horno a 180°C. Una vez alcanzada la temperatura, introduce el pan y hornéalo durante unos 35 minutos o hasta que adquiera un color dorado. Al finalizar, retíralo del molde y deja que se enfríe completamente.

Conclusión:

Hacer pan en casa es una experiencia gratificante. No solo obtienes un producto fresco y delicioso, sino también el placer de haberlo creado con tus propias manos.

¡Esperamos que disfrutes de esta receta tanto como nosotros! ¡Buen provecho!

Deja un comentario