Maneras de utilizar los restos de café en tus plantas (Abono natural)

Si eres un amante del café y también disfrutas cultivando plantas, te alegrará saber que los restos de café pueden convertirse en un excelente abono natural para tus vegetales, flores y plantas de interior. En lugar de desechar los posos de café o las sobras de tu taza matutina, puedes reutilizarlos de manera efectiva para nutrir y fortalecer tus plantas.

Los restos de café son ricos en nutrientes beneficiosos, como nitrógeno, potasio y fósforo, además de contener minerales esenciales para el crecimiento vegetal. En esta breve introducción, exploraremos algunas de las formas en las que puedes utilizar los restos de café como abono natural, proporcionando a tus plantas un impulso nutritivo y fomentando un crecimiento saludable.

Descubre cómo aprovechar al máximo tus residuos de café y contribuir al cuidado del medio ambiente al reducir los desperdicios, al mismo tiempo que promueves una hermosa vegetación en tu hogar o jardín.

Primer paso con el abono natural

Antes de examinar las distintas formas de utilizar los residuos del café, es esencial tener en cuenta una sugerencia útil para salvaguardarlos. Cuando guardemos los residuos, ya sea en bolsas de plástico o en recipientes de cristal como los Tupperware, deben estar secos; si no, la humedad provocará su deterioro. Y lo que es más importante, si nos esforzamos por utilizarlos.

También podemos incorporarlos al montón de compost, independientemente de que estén secos o húmedos. Normalmente se añaden capas de material fresco y húmedo para crearlos.

Hacer compost con posos de café:

Los posos de café pueden ser beneficiosos cuando se utilizan en el compost de jardines, huertos y plantas en maceta. Sirven para dos fines principales:

1- Enriquecer la tierra:

El compostaje regular, que consiste en combinar los posos de café con tierra y tierra vegetal, hace innecesario el compostaje tradicional. Para las plantas en macetas o jardines más grandes, colocar posos de café a su alrededor con mantillo también es beneficioso.

Esto creará un abono que no es excesivamente ácido para la tierra, sino ligeramente alcalino. Para hacer abono líquido, mézclalo con agua y déjalo reposar toda la noche. Esto producirá un abono líquido que puede administrarse mediante riego o directamente sobre los tallos y hojas de la planta.

2- Nitrogenar la tierra:

Generalmente se piensa en el abono nitrogenado como un elemento químico, pero el café que consumimos procede de granos procesados y, por tanto, contiene una gran cantidad de nitrógeno, aproximadamente un 10%. Esto lo convierte en un suplemento ideal para el suelo, que aporta nutrientes para el crecimiento.

Los posos de café son una adición ideal al compost, ya que tienen un alto contenido en nitrógeno y están clasificados como material «marrón». Sin embargo, hay que tener cuidado de que los posos de café no representen más del 20% de la mezcla total de compost, pues de lo contrario podrían tener un efecto perjudicial sobre el compost. Es necesario un compostaje activo para obtener los mejores resultados al utilizar posos de café.

También te recomendamos: Úsalo en tus plantas y crecerán más rápido (Abono casero revitalizante)

Mantener alejados a los gusanos, caracoles y babosas

Añadir una capa de posos de café a la tierra de tu jardín puede ser beneficioso, ya que los ingredientes naturales pueden formar una barrera que no será fácilmente penetrable por babosas, gusanos o caracoles. Crear un patrón circular alrededor de la planta es una forma eficaz de hacerlo.

Si tienes problemas con las babosas en tu jardín, el café molido puede ser una gran ayuda, ya que la cafeína es tóxica para ellas, por lo que no se acercarán a tus plantas ni a tu casa. Lo mejor es esparcir una fina capa de los posos del café alrededor de las plantas; sin embargo, evita que sea demasiado, ya que puede compactarse y formar una barrera densa que impida que el aire y el agua lleguen a las raíces de la planta.