Delicioso arrollado casero de huevo y salame ¡le va a encantar a todos!

Delicioso arrollado casero de huevo y salame ¡le va a encantar a todos!

El arte de cocinar radica en fusionar ingredientes básicos y convertirlos en una experiencia culinaria única.

El arrollado de huevo y salame es una de esas recetas que sorprenden por su sencillez y su sabor.

Imagen de: Ricette Golose

Te recomendamos: Arrollado salado en solo 5 minutos muy fácil de preparar

Con el toque crujiente del hojaldre, la suavidad del huevo y el carácter del salame, este platillo se convierte en una opción ideal para compartir en cualquier ocasión.

Sin más preámbulos, ¡vamos a prepararlo!

Ingredientes

Preparación

  1. Coloca los huevos en una olla con agua fría y hiérvelos por 10 minutos desde que comienza a hervir.
  2. Una vez cocidos, escúrrelos y pásalos por agua fría. Posteriormente, pélalos con delicadeza.
  3. Divide la masa de hojaldre en cuatro partes. Reserva 4 tiras de la masa para decorar al final.
  4. Coloca dos rodajas de salame en cada porción de masa.
  5. Sobre el salame, coloca un huevo en cada porción de masa.
  6. Cierra la masa formando paquetes, asegurándote de sellar bien los bordos.
  7. Pincela con el huevo batido restante y decora con las tiras de masa que habías reservado.
  8. Espolvorea con semillas de sésamo.
  9. Cocina en horno precalentado a 200°C durante 15 minutos o hasta que la masa esté dorada y crujiente.
  10. Al sacarlos del horno, puedes servirlos tibios o fríos, según tu preferencia.

Consejos:

Para huevos perfectamente cocidos, hiérvelos en agua fría durante 8-10 minutos. Luego, sumérgelos en agua helada para detener la cocción y que sea más fácil pelarlos. Si prefieres una yema más tierna, hiérvelos solo 5-6 minutos.

Si no encuentras salame húngaro, puedes reemplazarlo con cualquier otro tipo de salame, siempre que esté cortado en rodajas finas. Además, puedes innovar añadiendo otros tipos de semillas, como de girasol o lino, para darle un toque extra de sabor y textura.

Estos arrollados se conservan bien por 2 o 3 días en la heladera, guardados en un contenedor hermético o envueltos en film transparente. ¡Es una receta ideal para tener lista con anticipación y disfrutar en cualquier momento!

Deja un comentario