Saltar al contenido

¿Cómo hacer garrapiñada casera?

garrapiñada casera

Llegan las fiestas de fin de año y no pueden faltar en la mesa dulce, la garrapiñada casera, esa crujiente textura y un sabor inigualable que gusta tanto a los chicos como a los grandes. Una costumbre bien nuestra para acompañar el mejor momento de las fiestas.

La garrapiñada tan tradicional en todas partes del mundo es básicamente como lo indica la palabra: Garrapiñar. Es decir, consiste en recubrir un alimento con azúcar caramelizado, donde se calienta el azúcar para convertirlo en caramelo líquido. Con el se reboza el alimento hasta que se solidifica.

garrapiñada casera

Además, es fácil de elaborar en casa y con solo los ingredientes que se requieren, no perdamos la oportunidad de sorprender a nuestra familia en esta ocasión especial.

Sin más preámbulo, vamos directamente a la receta de garrapiñada casera:

Ingredientes

(4 Raciones)

  • 1 taza de Maní crudo (Podemos comprarlas en las dietéticas)
  •  1 taza de Azúcar
  • 1 taza de Agua

Una recomendación es utilizar la misma taza para los 3 ingredientes, de modo tal que sea la misma medida.

Procedimiento

  1. Comenzamos en una olla de fondo grueso preferentemente, agregamos el maní, el azúcar y el agua.
  2. Lo llevamos a fuego moderado y removiendo constantemente con una cuchara de madera, lo mantenemos así hasta que el agua se evapore y hasta que se transforme en un azucarado opaco.
  3. Paso siguiente, bajamos el fuego pero siempre sin dejar de remover hasta que se convierta en un color ámbar brillante y se adhiera al maní.
  4. Finalmente, con cuidado vertemos las garrapiñadas en una fuente amplia y de modo que no se amontonen. Dejamos que se enfríen, lo que llevará entre 15 a 20 minutos aproximadamente.

¡Listo para servir y degustar de esta delicia crujiente!

Tips y Consejos

Una idea distinta si deseamos elaborar en casa garrapiñadas más bien saladas para servirlas como aperitivo, la clave está en añadirle alguna especia, como pimentón o curry, entre otras.

Otra cuestión a tener en cuenta, la clásica proporción en la receta es: 1 parte de azúcar, 1 parte de agua y 1 parte de frutos secos. Sin embargo, si le ponemos 1/2 parte de agua, lógicamente se hará más rápido.

Otra sugerencia si las garrapiñadas no te gustan con tanta azúcar por las calorías, se puede reemplazar una parte de azúcar por una clara de huevo. Es decir, hacemos la mezcla con el agua, un poco de azúcar y le agregamos la clara de huevo, removemos bien y frutos secos. Para terminar, los esparcimos en una bandeja y lo llevamos a horno medio hasta cocinarse.

Sin duda alguna, las variantes y las ideas son numerosas y todas a gusto se pueden elaborar y servir.

Te recomendamos: Mantecol casero, receta