Buen Tirador

Anécdota Histórica

Eugenio Modesto de las Mercedes Cambaceres Alais, conocido normalmente como Cambaceres, fue un escritor y político argentino que supo entre muchas otras cosas, dejar constancia de muchas costumbres camperas, dado que vivió mucho tiempo en la estancia de su familia.

Se contaba de él que era famoso tirador. Tanto fue su fama que cuando don Raimundo Ortiz, viejo gaucho que vivía en las cercanías de la estancia, se lo encontró en al pulpería, no pudo menos que preguntarle cómo había logrado al fama de tirador.

—En la estancia paterna, donde mi padre me ha tenido vegetando al cuidado de una majada de ovejas, convencido que para que un hombre sea hombre ha de saber del sudor, el sacrifico y la obediencia, como también del hambre y la fatiga— dicen que repuso y renglón seguido explicó que de puro aburrido en las horas de la siesta en que todo parece apagarse salvo el canto de las chicharras y el calor que pesa en la cabeza y empapa de sudor hasta las ideas. Esas horas terribles en que el paisaje en su monotonía de cardones se vuelve casi fantasmal y abrumador, le daba por sentarse en el alero del puesto, tirar un corcho de damajuana y hacerlo bailar al compás de los tiros, hasta hacerlo desaparecer.

Supo gracias a tanta práctico, convertirse más tarde en tirador temido y respetado, que se jactaba en ocasiones de poder dispara y dar en el blanco de la mentira mejor disfrazada de políticos y poderosos.

Así al menos lo cuenta el viejo Carancha.

Recopilación y adaptación: Ana cuevas Unamuno

Imagen tomada de: Sin rumbo