Saltar al contenido

Variantes del Gato

"De fiesta". Molina Campos
“De fiesta”. Molina Campos

El gato es una de las danzas tradicionales más populares de nuestro folklore y ha generado variantes en las que cambia la coreografía pero se mantiene la esencia de esta danza de galanteo.  Las principales variantes del gato son:

 Gato Cuyano: agrega con contragiro después del giro del gato común.

Gato Riojano: comienza con un giro seguido por un zapateo escobillado. Le siguen vuelta entera, zapateo y zarandeo, media vuelta, zapateo y zarandeo y giro final.

Gato  Correntino: se baila en esquinas. Los bailarines realizan una esquina, giro, zapateo y zarandeo. Repiten estas figuras para las otras tres esquinas. Luego realizan media vuelta y giro final.

Gato Porteño: comienza con un giro de 2 compases y sigue como el gato común sólo que la vuelta entera inicial es de 6 compases en vez de 8.

Gato encadenado: Se baila en cuarto (dos parejas). En la 3º y 5º figura, es decir reemplazando el zapateo y el zarandeo del gato común, se realiza una cadena corrida y giro de la dama en 8 compases. Para la cadena, cada bailarin le da la mano derecha a su pareja y la mano izquierda al compañero de enfrente, de la otra pareja, y avanzan los varones por adentro y las mujeres por afuera, soltándose al cambiar de lugares. Luego se toman las manos izquierdas y van las mujeres por adentro y los varones por afuera. Se reencuentran las parejas iniciales, se toman la mano derecha y repiten la secuencia anterior. Al quedar enfrentadas nuevamente las parejas iniciales no se sueltan las manos y el varón hace girar a la mujer hacia la izquierda. Se sueltan las manos y vuelven a sus lugares.

Gato con relaciones: las relaciones son formas poéticas que las parejas se recitan entre sí. Cualquier gato puede intercalar relaciones porque éstas no modifican la coreografía. Para este momento se detiene la música y se interrumpe la danza.

Gato patriótico: se baila en cuarto y con pañuelos. Primero los cuatro bailarines se encuentran en el centro y, con los pañuelos extendidos se toman las manos izquierdas en alto, formando pabellón (en círculo) y giran hacia la izquierda hasta volver al punto de partida. De ahí retroceden en diagonal hacia sus bases. Esto se realiza en los primeros 8 compases y sigue la coreografía del gato común, sólo que en el giro final avanzan todos hacia el centro para terminar en pabellón.