Truco casero con vinagre para quitar manchas de las sillas del comedor

Si tenemos en nuestro hogar sillas blancas o claras, sabemos muy bien que con el paso del tiempo y el uso, se ensuciarán. Especialmente si son las de tela son más delicadas, además como estas sillas están en el comedor donde diariamente las estamos manipulando y se manchan fácilmente.

Cuando esto sucede, la suciedad y las manchas se acumulan en la tela de las sillas. dejándolas en apariencia más fea y deterioradas.

Te recomendamos: ¿El papel higiénico se debe tirar al bote de basura o en el inodoro?

La buena noticia es que se pueden recuperar las sillas blancas y dejarlas muy bellas, la mejor opción son las soluciones caseras. Estos trucos pueden aplicarse también en sillones y muebles de tela.

Para ello, el vinagre blanco es un gran aliado del hogar y en las telas cumple una función especial.

Remedios para limpiar sillas de tela

A continuación veremos en detalle este método casero con los ingredientes que se requieren y todo el procedimiento paso a paso:

Ingredientes

Procedimiento paso a paso

  1. En primer lugar, diluimos en un recipiente 1 taza de vinagre con 2 tazas de agua.
  2. Luego, aplicamos con un paño o esponja por toda la silla y frotando o fregando en las zonas donde están las manchas.
  3. Paso siguiente, dejamos que actúe la mezcla durante algunos minutos sobre las telas.
  4. Después, pasamos otro paño humedecido sólo con agua para quitar un poco el olor a vinagre.
  5. Finalmente, dejamos secar las sillas al aire libre pero no bajo los rayos del sol. Recordemos, que el sol puede hacerle perder el color.

¡Probemos este truco casero con vinagre para quitar manchas de las sillas del comedor!

Consejos:

Como sabemos las manchas de vino o tinta son muy difíciles de quitar de las telas, sin embargo los productos caseros son altamente efectivos. Además, son económicos y hasta pueden combinarse para terminar eliminando las manchas.

Otra recomendación es, en bien se manchan las sillas, no es bueno esperar mucho tiempo para quitar las manchas. La razón para ello, es que se penetrarán en los tejidos y cuando queramos quitarlo estará más adherida.

  • Para empezar, colocamos toallas de papel y secamos lo más que se puede. Luego, aplicamos sal o bicarbonato de sodio para que se absorba aún más la mancha.
  • Otro truco casero es aplicar agua oxigenada mezclada con vinagre blanco y hasta bicarbonato de sodio, se deja actuar durante algunos minutos y finalmente, se lava con agua y el jabón habitual.