Saltar al contenido

Tarta de acelga sin tapa

Si tenes problemas con tus hijos por que no quieren comer verdura, este plato les va a encantar. Sobretodo por lo rico y casero que vamos hacer esta tarta.

Lo bueno de esta tarta es la acelga y toda sus propiedades que nos ayudan a fortalecer nuestro sistema inmunológico para mantenernos sanos en este invierno.

Como ya dije anteriormente, la masa la vamos hacer casera pero podes optar por comprarla para hacerlo al instante. Lo único malo es que el sabor no es el mismo.

Para que este plato sea un manjar vamos a utilizar queso, este ingrediente nos ayuda a “tapar” la verdura y a reforzar el gusto de la acelga.

Para esta rica tarta vamos a necesitar:

Ingredientes

Para la Masa

200 gr. de Harina 0000

1 Huevo

2 cdita. de Aceite

1 cdita. de Sal

Entre 100 a 150 ml. de Agua

Para el Relleno

1 Atado de Acelgas.

2 Dientes de Ajo

1 Cebolla mediana

1 Cebolla de verdeo

2 Huevos

100 gr. de Queso Rallado Reggianito

1 cda. de Pan Rallado

Sal y Pimienta c/n

Queso Cremoso c/n

Preparación

Vamos a empezar haciendo la masa, para esto vamos a poner la harina en un bol y formamos una corona. Luego agregamos sal a los costados.

Agregamos el aceite junto con el huevo y mezclamos un poco, luego vamos agregando agua de a poco mientras estemos mezclando.

Ya cuando veas que la podes amasar, pones la masa en la mesa y le das un amasado hasta que este bien lisa y homogénea. Luego lo dejas reposar por 15 minutos.

Ya descansada vamos a cortar la masa por la mitad y formamos 2 bollitos, los estiramos bien. Si te cuesta mucho estirarla es mejor dejarla descansar por otros 15 minutos.

Ya cuando tengas las 2 bollitos bien estirados, en uno le vamos a poner un poco de aceite y se lo esparcimos por toda la superficie.

Luego ponemos la otra parte de la masa por encima y lo vamos estirando un poquito con el palo de amasar, dejamos que descanse por 10 minutos.

Ya la tenemos lista, solo falta ponerla en un molde enaceitado y sacarle el exceso de masa. Pinchamos con un tenedor por la base y reservamos.

Para el relleno vamos a lavar bien las acelgas y la mandamos en una olla con medio vaso de agua y una pizca de sal, déjalas por aproximadamente 10 minutos en fuego medio.

Cuando la sacamos del fuego, lo dejamos escurrir en un colador. Por otra parte vamos a picar las cebollas y el ajo lo mas chiquito que puedas.

En una sarten agregamos la cebolla y el ajo y esperamos a que la cebolla se vuelva transparente, mientras vamos picando las acelgas.

Si ves que las acelgas siguen con agua, las vas aplastando hasta que escurran bien. En un bol vamos poniendo la cebolla y el ajo, la acelga, los huevos, el queso rallado, sal y pimienta.

Mezclamos bien y reservamos, En el molde con la masa ya preparada vamos a espolvorear el pan rallado, esto nos ayuda a secar el excedente de liquido y que no nos arruine la base de la masa.

Volcamos toda la preparación y para finalizar le ponemos unas fetas de queso cremoso, también puede ser muzzarella.

Ponemos el horno a 180ºC (en mínimo/medio) y metemos la tarta, lo dejamos hasta que gratine el queso y los bordes de la tarta estén doradas.

Cuando la saques del horno te recomiendo que la dejes templar por una media hora, esto ayuda a que se ponga un poco mas firme y no se te desarme toda al intentar sacar una porción.

Y ya tendríamos una rica tarta de acelga para compartir con la familia, super fácil de hacer y lo mejor de todo es que es muy sana y deliciosa.