¡Solo ralla la manteca! ¡Muy pocas personas conocen este secreto! ¡Fácil y delicioso!

Sumérgete en el fascinante mundo de la repostería con este secreto revelado que transformará tus horneados en auténticas delicias esponjosas.

Descubre cómo rallar la manteca puede marcar la diferencia en la textura y el sabor de tus creaciones.

Te recomendamos: Agua tibia, harina, manteca, bicarbonato y sal! La receta de la Piadina romagnola

Acompáñanos en este viaje culinario y sorprende a tus seres queridos con bocados irresistibles que cautivarán sus paladares.

Ingredientes

  • 200 ml de agua tibia
  • 200 ml de leche tibia
  • 10 gramos de levadura
  • 10 gramos de azúcar
  • 125 ml de aceite
  • 8 gramos de sal
  • 550-600 gramos de harina
  • 100 gramos de mantequilla fría
  • Queso cheddar (cantidad al gusto)
  • 1 yema de huevo
  • 15 ml de leche

Preparación

  1. En un recipiente, mezcla el agua tibia, la leche tibia, la levadura y el azúcar hasta que la levadura se disuelva por completo.
  2. Agrega el aceite y la sal a la mezcla.
  3. Incorpora la harina de forma controlada, ajustando la cantidad según la calidad de la misma, hasta obtener una masa suave y manejable.
  4. Amasa la masa durante 2-3 minutos hasta conseguir una textura homogénea.
  5. Coloca la masa en un bol previamente engrasado con aceite, cubre con film transparente y deja fermentar durante 1 hora.
  6. Transcurrido el tiempo de fermentación, saca el aire de la masa y extiéndela hasta formar un rectángulo.
  7. Ralla la mantequilla fría sobre toda la superficie de la masa.
  8. Enrolla la masa formando un cilindro y córtalo en cuatro partes iguales.
  9. Coloca los rollos en una bandeja y llévalos al congelador durante 20 minutos.
  10. Pasados los 20 minutos, arruga ambos extremos de cada trozo de masa y ábrelos hasta formar un rectángulo de 25-30 cm.
  11. Divídelo en 8 partes como si fuera una pizza y coloca queso cheddar en los bordes.
  12. Dobla la masa sobre el queso cheddar y enrolla como se muestra en el video.
  13. Repite el proceso con la otra masa.
  14. Después de preparar todas las piezas, deja reposar durante 20 minutos.
  15. Precalienta el horno a 190 grados Celsius.
  16. Mezcla la yema de huevo y la leche, y aplica esta mezcla sobre los rollos.
  17. Hornea en el horno precalentado durante el tiempo necesario hasta que estén dorados y esponjosos.
  18. ¡Retira del horno y disfruta de estos bocados suaves como el algodón!

Con este simple truco culinario, has dado un paso adelante en tu habilidad para crear deliciosas creaciones horneadas que impresionarán a todos los que las prueben.

Deja volar tu creatividad en la cocina y sigue explorando nuevas técnicas y sabores para seguir deleitando a tus seres queridos con tus talentos culinarios.

Te dejamos con el video de Zelihanın Tatlı tuzlu tarifleri para que veas como se hace exactamente:

¡Que cada bocado sea un momento de alegría y satisfacción!