Saltar al contenido

Pechuga de pollo al horno con queso y verduras

Sin duda alguna, la pechuga de pollo es muy elegida a la hora de elaborar una comida rica en nutrientes y muy deliciosa. Le gusta tanto a los grandes como a los chicos y las variantes son muchas en la cocina, por eso es ideal para el almuerzo o la cena.

En esta oportunidad veremos como preparar la Pechuga de pollo al horno con queso y verduras, una propuesta excelente llena de sabor y un plato completo.

Pechuga de pollo al horno con queso y verduras

Sucede que muchas veces pensamos que la pechuga es una carne más bien seca y entonces nos saldrá una comida así, sin jugo ni gusto. Sin embargo, podemos lograr un plato sabroso con la pechuga pero utilizando los ingredientes necesarios para potenciar su sabor y aroma.

Recordemos que la pechuga de pollo es una carne saludable, que nos aporta vitaminas, minerales y proteínas de excelente calidad. Por lo cual, hay que saber aprovechar bien sus beneficios en la preparación de la misma.

Te puede interesar: Pechuga de pollo rellena de jamón y queso al horno.

Sin demorarnos más, veamos la receta con sus ingredientes básicos y el paso a paso de toda su elaboración:

Ingredientes para Pechuga de pollo al horno

  • 1 Pechuga de pollo (la cantidad a nuestro criterio)

Para marinar las pechugas:

  • 1/2 vaso de Vino blanco o rosado
  • 4 cdas. de Aceite de oliva
  • 1 cdita. de Pimentón dulce
  • 1/2 cdita. de Orégano seco
  • 1/2 cdita. de Albahaca seca
  • Pimienta molida
  • 1/2 cdita. de Cúrcuma molida
  • 2 dientes de Ajo picado
  • 1 cdita. de Sal
  • 3 Tomates
  • c/n de Queso (Gouda o mozzarella)
  • Queso rallado mozzarella
  • Albahaca fresca (picada)

Preparación

1- En primer lugar, vamos a preparar la mezcla para marinar la pechuga. Agregamos en un bowl el aceite de oliva o el que usemos habitualmente, vino blanco o rosado, pimentón dulce, la cúrcuma en polvo, orégano, albahaca, pimienta molida, 2 dientes de ajo picadito finamente y la cucharadita de sal.

2- Seguidamente mezclamos bien todos los condimentos y reservamos.

3-Paso siguiente, podemos añadir más sal si así lo deseamos y luego cortamos al medio la pechuga en dos trozos.

4- Después a cada trozo le efectuamos cortes profundos pero con mucho cuidado, hasta abajo haciendo una especie de bolsillo.

5- Finalmente, colocamos los trozos de pollo en un recipiente y los empapamos con el marinado para que se potencien los sabores.

6- También se tapa el recipiente y se lleva a la heladera durante 1 hora por lo menos, lógicamente se puede dejar más tiempo. Recordemos que mientras más tiempo lo dejamos, más sabroso estará.

7- Mientras tanto, cortamos los tomates en rodajas con un grosor de medio centímetros.

8- Luego seguimos con el queso el cual vamos a cortar del mismo grosor que los tomates, en rodajas de medio centímetros aproximadamente.

9- Paso siguiente, retiramos la pechuga de la heladera y la colocamos en una bandeja para horno, previamente aceitada.

10- Precalentamos el horno a 200º C.

11- Mientras tanto, preparamos los trozos de la pechuga agregando en cada uno de los cortes una tira de queso y también una rodaja de tomate. Con las rodajas que sobran las acomodamos alrededor de las pechugas y sobre las pechugas vamos a verter la salsa del marinado para darle más sabor.

12- Finalmente, introducimos la bandeja en el horno durante unos 20 a 25 minutos aproximadamente.

13- Cuando se complete el tiempo, retiramos la bandeja del horno y le agregamos una capa generosa de queso mozzarella rallado hasta gratinar.

14- Lo llevamos nuevamente al horno durante unos 10 minutos más o hasta que se gratine el queso, recién ahí lo retiramos del horno y le esparcimos un poco de albahaca fresca a gusto.

¡Ya están listas para servir estas pechugas jugosas y sabrosas que se pueden acompañar con arroz o verduras salteadas!