Mermelada de limón casera: receta simple y rápida

Bienvenidos a esta encantadora aventura culinaria, donde aprenderemos a preparar una deliciosa mermelada de limón casera. Con esta sencilla y rápida receta, podrás disfrutar de la frescura y el sabor único del limón en una exquisita conserva para untar en tus tostadas, panes y postres favoritos.

La mermelada de limón casera es una opción perfecta para aquellos que buscan un toque cítrico y refrescante en sus desayunos y meriendas. No necesitarás ingredientes complicados ni largos procesos, ya que esta receta te permitirá obtener una mermelada deliciosa en poco tiempo.

Prepara tus frascos y únete a esta emocionante receta de mermelada de limón que llenará tu cocina con su fragante aroma y deleitará tu paladar con su exquisito sabor.

¡Manos a la obra y disfruta de esta dulce y ácida delicia que te enamorará desde el primer bocado!

Ingredientes

  • 4 Limones (si es posible que sean orgánicos)
  • 400 gr. de Azúcar
  • 250 ml de Agua

Modo de preparación

  1. Lava minuciosamente los limones con agua caliente para eliminar cualquier residuo de suciedad o cera. Límpialos con un paño limpio.
  2. Ralla finamente la cáscara de los limones, evitando quitar la parte blanca, ya que puede dar un sabor amargo a la mermelada.
  3. Corta los limones por la mitad y exprímelos para obtener su jugo. Elimina cualquier anomalía que puedan tener.
  4. En una cacerola de fondo grueso, coloca la ralladura de limón, el azúcar, el jugo de limón y el agua.
  5. Calienta la mezcla a fuego medio y lleva a ebullición.
  6. Luego, reduce el fuego al mínimo y cocina a fuego lento durante aproximadamente 15 minutos para que la ralladura de limón se ablande.
  7. Finalmente, se alcanzará la consistencia deseada de esta mermelada casera y frutal.

También te puede interesar: Mermelada de pera casera

CONSEJOS:

Limones orgánicos: Utiliza limones orgánicos o no tratados para evitar residuos de pesticidas en la cáscara, ya que es parte importante de la mermelada.

Limpieza exhaustiva: Asegúrate de lavar los limones cuidadosamente con agua caliente y un paño limpio para eliminar cualquier suciedad o cera que puedan tener.

Rallado cuidadoso: Al rallar la cáscara de limón, ten cuidado de no raspar la parte blanca, ya que puede dar un sabor amargo a la mermelada.

Uso de la cáscara y el jugo: Asegúrate de utilizar tanto la cáscara rallada como el jugo de limón para obtener un sabor completo y equilibrado en la mermelada.

Cocción lenta: Cocina la mezcla de limón, agua y ralladura a fuego lento para que la cáscara de limón se ablande adecuadamente y se infunda con sabor.

Control de la cantidad de azúcar: Si prefieres una mermelada menos dulce, puedes ajustar la cantidad de azúcar según tus gustos.

Preparación de los frascos: Asegúrate de esterilizar los frascos de vidrio antes de envasar la mermelada para garantizar su conservación adecuada.

Almacenamiento adecuado: Una vez hecha la mermelada, guárdala en frascos limpios y herméticos en un lugar fresco y oscuro. Refrigerar después de abrir.

Siguiendo estos consejos, podrás disfrutar de una mermelada de limones casera deliciosa y llena de sabor. ¡Buen provecho!