Saltar al contenido

Budín marmolado caserito: receta con aceite y con todo lo que tenés en casa

Nada más rico que preparar todo casero, este es el caso del Budín marmolado caserito, usando aceite y todo lo que tengas a mano en tu cocina.

Una receta práctica y sumamente deliciosa para acompañar un rico café, té o bien los clásicos mates de la tarde.

Por eso, una excelente manera de optimizar los recursos que tenemos en casa es sustituir algunos ingredientes como por ejemplo: si no hay manteca, por el aceite. Y lo mismo sucede si no hay cacao en polvo pero tenemos chocolate instantáneo, mezclamos con la leche.

Veamos a continuación la receta con los ingredientes básicos y el paso a paso de toda su elaboración:

Ingredientes

  • 1 taza de Harina leudante
  • 3/4 taza de Azúcar
  • 2 Huevos
  • 1/2 taza de Aceite
  • 3 cdsa. de Chocolate en polvo o (4 barritas de chocolate derretido)
  • 1 taza de Leche
  • 1 chorrito de Esencia de vainilla

Preparación

  • Comenzamos colocando en un bowl los huevos y los batimos mezclando con el azúcar y el aceite, hasta conseguir una crema homogénea.
  • Luego añadimos la taza de harina de a poco intercalando con la leche pero sin dejar de batir y evitando a que se forme grumos.
  • Seguidamente le agregamos un chorrito de esencia de vainilla.
  • En el paso, separamos la mitad de la mezcla en otro recipiente. En una mitad añadimos 3 cucharadas de chocolate en polvo y 3 cucharadas de leche, mezclamos bien hasta lograr una consistencia original.
  • Ahora elegimos un molde para budín y lo enmantecamos y enharinamos.
  • Seguidamente vertemos en el molde ambas mezclas pero intercaladamente y sin mezclar.
  • Pre-calentamos el horno a 180º C e introducimos el budín a fuego moderado hasta que se dore, luego con un palillo o cuchillo probamos la cocción hasta que salga limpio.
  • Dejamos enfriar un rato a temperatura ambiente y ya podemos cortar las porciones en rodajas.
  • ¡Listo para servir y disfrutar con su veteado a la vista de vainilla y partes de chocolate!

Trucos y Consejos

  • Para su mejor conservación la recomendación es cubrir con papel film.
  • El aceite es clave para alcanzar una textura húmeda y esponjosa.
  • Es recomendable usar aceites de oliva o aceites de oliva virgen extra de variedades con sabores dulces y suaves, intentado evitar las variedades amargas. De todas maneras, podemos utilizar aceite de girasol o el que usamos habitualmente en repostería.
  • También para tener en cuenta, podemos utilizar la ralladura de limón además de la esencia de vainilla a gusto.
  • Si se quiere lograr un color acaramelado de la parte superior del budín, antes de llevarlo al horno, podemos esparcir un poquito de azúcar encima.
  • Teniendo en cuenta este tipo de budín que es muy vistoso y sabroso: probamos colocando unas nueces o almendras cortadas a gusto.
  • Al momento de servir, lo podemos acompañar con algunas cucharadas de dulce de leche.