Bizcochuelo de naranja con leche condensada ¡Receta de la abuela!

¡Prepárate para disfrutar de un sabor clásico y reconfortante con este bizcochuelo de naranja con leche condensada, una receta que ha sido transmitida de generación en generación, directamente de la abuela! Este bizcochuelo es un verdadero tesoro culinario, combinando la frescura cítrica de la naranja con la dulzura y cremosidad de la leche condensada.

Cada bocado de este esponjoso y húmedo bizcochuelo te transportará a los recuerdos de la infancia y te hará sentir como en casa. La receta de la abuela no solo te brinda un delicioso postre, sino también un vínculo con las tradiciones familiares y el amor transmitido de generación en generación.

Ya sea que lo prepares para compartir con tus seres queridos o simplemente para consentirte, este bizcochuelo de naranja con leche condensada te ofrecerá un sabor inigualable y un toque de nostalgia que solo las recetas de la abuela pueden proporcionar. ¡Prepárate para disfrutar de un verdadero tesoro culinario que te hará sonreír con cada bocado!

Ingredientes

  • 4 Naranjas grandes
  • 2 tazas de Harina
  • 3 Huevos
  • 100 gr. de Manteca
  • 1 lata de Leche condensada
  • 1 cda. de Levadura en polvo
  • 1 taza de Jugo de naranja
  • 1/2 taza de Azúcar

Modo de preparación del bizcochuelo de naranja

  1. Empieza por quitar la corteza y las semillas de la naranja, se reservan.
  2. Pon los huevos, la manteca, la leche condensada y las naranjas peladas (sin las semillas) en una batidora; bate hasta obtener una mezcla homogénea.
  3. Pásala a un bowl y mezcla la harina y la levadura química hasta que todo esté bien mezclado.
  4. Vierte esta masa en un molde engrasado y enharinado, y dale cocción en el horno precalentado a 200° C durante unos 40 minutos.
  5. Después, pon jugo de naranja y azúcar en una cacerola pequeña; llévalo a ebullición a fuego medio antes de verter el almíbar sobre el pastel mientras aún está caliente. ¡Sírvelo enseguida!

También te puede interesar: Bizcochuelo marmolado de naranja

Consejos:

  • Utiliza naranjas frescas: Para obtener el mejor sabor, utiliza naranjas frescas y jugosas. Exprime el jugo de naranja directamente de las frutas en lugar de utilizar jugo embotellado. También puedes rallar la cáscara de naranja para agregar un toque adicional de sabor cítrico.
  • Prepara correctamente la masa: Asegúrate de mezclar bien los ingredientes secos antes de incorporar los líquidos. Esto ayudará a evitar grumos en la masa y a lograr una textura suave y uniforme.
  • Añade la leche condensada adecuadamente: Agrega la leche condensada lentamente a la masa y mezcla bien para asegurarte de que esté completamente incorporada. Esto ayudará a obtener un bizcochuelo húmedo y con un toque dulce irresistible.
  • Controla el tiempo de cocción: Cada horno es diferente, así que asegúrate de revisar el bizcochuelo regularmente mientras se hornea. Inserta un palillo en el centro del bizcochuelo y si sale limpio, estará listo. Evita sobre cocinarlo para mantener su textura jugosa.
  • Deja reposar antes de desmoldar: Después de sacar el bizcochuelo del horno, déjalo reposar en el molde durante unos minutos antes de desmoldarlo. Esto ayudará a que se asiente y se despegue fácilmente sin romperse.
  • Personaliza la presentación: Una vez que el bizcochuelo esté completamente enfriado, puedes decorarlo con un glaseado de naranja, espolvorear azúcar glas por encima o agregar rodajas de naranja en la parte superior para darle un toque visualmente atractivo.

¡Espero que estos consejos te ayuden a crear un delicioso bizcochuelo de naranja con leche condensada que encantará a todos! Disfruta de cada bocado y de los recuerdos que esta receta evoca.