Saltar al contenido

5 malos ejemplos que los padres transmiten a sus hijos

Ciertamente, si tienes hijos no solo debes asumir la responsabilidad de cubrir todas sus necesidades, sino que también darle un ejemplo correcto en todo. De hecho, los niños observan demasiado a sus padres, prestan más atención a lo que hacen que a lo que dicen.

Por lo que los padres deben hacer un esfuerzo adicional para mejorar el comportamientos y los hábitos, como ya mencionamos los niños observan aún cuando parece que no lo están haciendo.

5 malos ejemplos que los padres transmiten a sus hijos

Obviamente, nadie quiere decir que los padres lo hacen intencionalmente, sin embargo hay que prestar atención a los ejemplos negativos que podrían estar dando a sus hijos.

¡Te invitamos a ver este video de nuestro canal! ¡No te lo pierdas! 

Veamos en detalle cuáles son:

5 Malos ejemplos que los padres transmiten a sus hijos

Se trata de asuntos cotidianos que los niños observan:

1. No saludar, no saber pedir por favor ni agradecer

Es clave enseñar a los más pequeños a saludar con un buenos días, pedir por favor y dar gracias siempre, es sumamente importante.

Sin embargo, si además de enseñar los padres lo hacen con el ejemplo propio, es mucho más efectivo y le llega al corazón de los niños.

Como así también, si enseñamos a los hijos a ser amables y respetuosos con los demás, como padres hay que dar el ejemplo. En primer lugar, aplicarlo en el hogar al interactuar con los niños mismos.

2. Procrastinar

Esta acción puede quedarse arraigada en la vida del niño sino se aprende con un excelente trabajo, estamos hablando sobre las personas que siempre postergan obligaciones, de dejar cosas pendientes.

Si los padres tienen este tipo de conducta durante su vida y los niños lo aprenden, crecerá con ese hábito de dejar las cosas postergadas y no cumplir.

Una recomendación para seguirla en el hogar, debe ser: “No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”. Y el ejemplo lo deben dar los padres.

3. Oportunismo

Los hijos tampoco deben ver que somos oportunistas, o que nos abusamos de alguien inocente. Realmente, el oportunismo es una mala conducta que los hijos no deben aprenderla por que le traerán dificultades en el futuro.

Seria triste ver a nuestros hijos imitar esta conducta equivocada, se deben tomar decisiones acertadas.

4. Comportamiento explosivo

Con respecto a los temperamentos explosivos hay que prestar atención, esto se debe generalmente a dos factores, la genética y el aprendizaje.

Es decir, puede haber una tendencia en nosotros y a eso se le suma lo aprendido en la niñez con el ejemplo de los padres.

Por otra parte, si el niño tiene una predisposición más tranquila, podría aprender de los padres a tener un comportamiento explosivo. Por ello, es fundamental trabajar en la madurez emocional para que los hijos salgan beneficiados.

5. Desorganización

Sin duda alguna, la familia y los hijos prosperan mejor en un hogar limpio y de orden. No es necesario exagerar y vivir pendientes del orden, pero si tener buenos hábitos.

Te recomendamos: Cómo mantener la casa limpia: 24 consejos para ayudarte en esta misión

Por ejemplo, después de jugar o de alguna actividad, es importante que pongan todo en su debido lugar para que se acostumbren.

Esto también es una excelente manera de tener respeto por los hogares ajenos y a cuidar las cosas que tienen, como así también las de otros.

¡Apliquemos como padres estos consejos para el beneficio de los más pequeños del hogar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.