Saltar al contenido

Torta de ricota (sin harinas) el antojo de este fin de semana de cuarentena

Esta es una receta especial, una receta para los que prefieren o necesitan evitar las harinas y no por ello dejar de comer rico.

Seguramente te va a llamar la atención el procedimiento, pero te aseguro que es una bomba dulce riquísima, sólo es cuestión de probar. Es ideal para el desayuno o la merienda y si está bien fría es mucho más rica, podemos acompañar con una buena mermelada o dulce de leche.

Nada más rico que esta torta, no dejes de hacerla ¡les va a gustar a todos!

Ingredientes

Para la base

-2 Tazas de Leche en polvo

-Edulcorante cantidad necesaria

-2 cdas. soperas de Aceite

-1/2 taza de Ricota descremada

-Agua helada cantidad necesaria

Para el relleno

-500 g de Ricota descremada

-Edulcorante a elección

-3 cdas. soperas de Queso descremado

-2 Huevos

-Ralladura de una naranja

-1 cdas. sopera de esencia de vainilla

Procedimiento

  • Vamos a comenzar haciendo la base, ponemos en un recipiente la media taza de ricota, la leche en polvo y el endulzante que hayamos elegido para sustituir el azúcar. Mezclamos para integrar.
  • Agregamos el aceite y revolvemos, comenzamos a poner de a poco la cantidad necesaria de agua helada, lo suficiente como para que se forme como una pasta. Podemos hacerlo con una cuchara como para no pasarnos y nos quede muy líquida la mezcla.
  • Preparamos un molde con base desmontable y rociamos con rocío vegetal o con un poquito de aceite.
  • Ponemos la mezcla en el molde, acomodando bien para que quede una base pareja. Dejamos descansar en la heladera, mientras preparamos el resto.

Para el relleno

  • En otro recipiente, colocamos lo que resta de la ricota y las cucharadas de queso descremado. Mezclamos y agregamos la ralladura y la esencia de vainilla.
  • Allí mismo agregaremos los huevos previamente batidos con el edulcorante, no especificamos la cantidad del mismo ya que esto es a gusto.
  • Volcamos sobre la mezcla que teníamos en el molde y llevamos al horno precalentado a temperatura media por aproximadamente 1 hora, dependiendo de la potencia de tu horno. 
  • Pinchamos con un palillo para comprobar si ya está lista. De ser necesario, dejamos en el horno por unos minutos más. Apagamos el fuego y dejamos enfriar en el horno.
  • Por último desmoldamos, si queremos espolvoreamos con azúcar impalpable.

Tips y consejos

  • Al no llevar llevar harina si queremos darle a la base un poco más de firmeza, te recomiendo que agregues a la mezcla 2 cucharadas de Maicena. Esto le dará más cuerpo a la base.
  • Muchas veces el comprar la ricota suelta es mucho más económico, así que te recomiendo que la consigas en alguna fiambrería o en algún lugar donde vendan productos lácteos.
  • La ricota suele venir con un líquido, el cual es necesario escurrir para que la preparación no nos quede aguachenta, esto es fácil de hacer. Ponemos la ricota en un repasador, cerramos como formando un bollito y comenzamos a presionar retirando todo el suero que pueda contener. Nos quedará un queso bien compacto, listo para usar en cualquier preparación.
  • Una vez que tenemos lista nuestra torta de ricota te aconsejo que la lleves a la heladera, ya que el frío  le dará un efecto de postre que te va a encantar.