TARTA PASCUALINA con Masa Casera Tradicional Rellena con Espinaca y Ricota

Tradicional Tarta Pascualina con Masa Casera rellena de Espinaca y Ricota, un típico plato de la región de Liguria y que generalmente se preparar para la celebración de la Pascuas en Italia.

Pero en Argentina, se ha convertido en un clásico para cualquier ocasión. Una masa de cuatro finas capas con un sabroso relleno de espinacas, ricota y los huevos, que no pueden faltar en una clásica pascualina.

Una receta fácil, práctica pero muy deliciosa que lleva su proceso porque es totalmente casera tanto la masa como el relleno. Ideal para el almuerzo o la cena, puede servirse como plato de entrada o como plato principal.

A continuación se alistan los ingredientes y toda la elaboración:

Ingredientes

Para la masa:

  • 500 gr. de Harina común 0000
  • 200 cc. de Agua a temperatura ambiente
  • 100 cc. de Aceite (puede ser de oliva, maíz o vegetal)
  • 1 Huevo
  • 1 Pizca de sal a gusto

Para el relleno:

  • 500 gr. de Espinacas cocidas
  • 1 Cebolla (preferentemente grande)
  • 1 Diente de ajo
  • 300 gr. de Ricota
  • 100 gr. de Queso rallado (tipo Parmesano)
  • 6 Huevos
  • Una pizca de nuez moscada
  • Sal y Pimienta a gusto

Para decorar:

  • Huevo batido para pincelar

Preparación

Para la masa:

  • En primer lugar, comenzamos preparando la masa para la pascualina y para esto vamos a utilizar un bowl amplio donde agregaremos la harina, una pizca de sal esparcida, el huevo, el aceite y vamos removiendo con una espátula.
  • Por último, vamos añadiendo el agua de a poco mientras removemos hasta que se integren bien todos los ingredientes.
  • Una vez que incorporamos todo lo ayudamos con las manos hasta formar la masa.
  • Finalmente la pasamos a una superficie plana como la mesada previamente enharinada y la amasamos un poco hasta conseguir una masa suave y lisa.
  • Ahora comenzamos a trabajarla, formamos un cilindro con la masa y la cortamos en ocho trozos que vamos a formar bollitos con cada uno.
  • Los llevamos a una asadera todos los bollitos y los pincelamos con aceite a cada uno para que no se reseque.
  • Para terminar, cubrimos los bollitos con papel film y un paño de cocina bien tapado. Allí va a descansar por lo menos durante 1 hora, pero si podemos prepararlo un día antes mucho mejor, mientras más repose la masa será optima al momento de utilizarla.

Para el relleno:

  • Comenzamos picando la cebolla y el diente de ajo bien picaditos.
  • Mientras tanto, en un sartén bien caliente añadimos un chorrito de aceite de oliva y vamos a freír primero la cebolla picada.
  • Luego le agregamos sal a gusto y la cocinamos hasta que estén tierna y translúcidas pero no doradas, cuando estén listas las retiramos del sartén y reservamos en un plato.
  • Utilizando la misma sartén para rehogar las espinacas con un poco de aceite de oliva y le añadimos primero el diente de ajo picado.
  • Seguidamente le sumamos de a poco las espinacas hasta que estén tiernas, a medida que se cocinan y reducen se va agregando más hasta completar.
  • Luego las pasamos a un colador para que se escurran bien y procedemos a cortarlas y picarlas.
  • Paso siguiente, rallamos el queso para agregarlo a la ricota y la cebolla reservada.
  • Mezclamos bien y agregamos las espinacas, luego condimentamos con nuez moscada, pimienta negra molida y orégano fresco si es nuestro gusto.
  • Seguidamente agregamos el huevo y seguimos mezclando, rectificamos la sal y reservamos en la heladera.

Para el armado:

  • Ahora comenzamos a trabajar la masa estirando cada bollito hasta lograr un disco fino y cuando ya tenemos los cuatro primeros, sobre el primero añadimos un poco de aceite de oliva y espolvoreamos con harina y así hasta completar las cuatro capas finas.
  • De esta manera, ya tenemos listo la primera tapa que estiramos de modo parejo y espolvoreamos con harina.
  • Luego forramos el molde con la masa pero previamente aceitado y enharinado, cubrimos bien con la masa y vertemos el relleno de manera uniforme.
  • Inmediatamente hacemos 5 huecos con una cuchara y agregamos los huevos en cada uno y terminamos agregando generosamente el queso rallado parmesano cubriendo toda la superficie.
  • Hacemos lo mismo con los otros discos formando las cuatro capas finas y lo usamos para cubrir la pascualina, cortamos el excedente de masa y sellamos haciendo un repulgue.
  • Para terminar, hacemos un corte en el centro de la tarta y le colocamos una chimenea para tarta, evitando así que se infle y se escapen los jugos.
  • Finalmente pincelamos con huevo batido y lo llevamos a horno alto de 200º C, durante unos 50 minutos aproximadamente hasta que se dore porque la tarta es bastante alta.
  • Cuando esté lista, la retiramos del horno, sacamos la chimenea en la parte superior de la pascualina y dejamos enfriar un poco.
  • Por último, desmoldamos y servimos cada porción apreciando las cuatro capas finas de la masa de pascualina y su irresistible relleno.
  • ¡Lista para servir y degustar esta exquisitez tradicional!

Fuente e Imagen: El Pastificio de Nicola ¡Suscribite a su canal de Youtube!