Suavizante de ropa casero muy económico

Los suavizantes comerciales para ropa suelen estar llenos de productos químicos que pueden provocar irritaciones en la piel e incluso alergias respiratorias.

Puede parecer algo trivial, pero es importante considerar el tiempo que nuestra ropa permanece en contacto con nuestra piel. ¡Además debemos considerar lo costoso que son!

Por esta razón, muchas personas están optando por alternativas más naturales y económicas. En este artículo, te mostraremos cómo preparar un suavizante de ropa casero que es amigable tanto con tu piel como con tu bolsillo y el medio ambiente.

Cómo preparar suavizante casero

Preparar tu propio suavizante de ropa es más sencillo de lo que parece y requiere ingredientes que probablemente ya tengas en casa. A continuación, te explicamos paso a paso cómo hacerlo:

Ingredientes:

  • 200 gramos de bicarbonato de sodio
  • 500 ml de agua caliente
  • 250 ml de vinagre blanco
  • 1 cucharada de sal marina
  • Aceite esencial al gusto (opcional)

Procedimiento:

  1. Disolver el bicarbonato: En un recipiente grande, disuelve los 200 gramos de bicarbonato de sodio en medio litro de agua caliente. Es importante que el agua esté caliente para que el bicarbonato se disuelva completamente.
  2. Añadir el vinagre: Poco a poco, añade los 250 ml de vinagre blanco al agua con bicarbonato. Hazlo lentamente para evitar una reacción demasiado fuerte, ya que la mezcla burbujeará al principio. Esta reacción es normal y es señal de que los ingredientes se están combinando adecuadamente.
  3. Incorporar la sal marina: Añade una cucharada de sal marina a la mezcla y revuelve bien. La sal marina ayuda a suavizar el agua y mejora la eficacia del suavizante.
  4. Aceite esencial: Aunque el vinagre tiene un olor fuerte, este desaparece una vez que la ropa se seca. Si deseas un aroma adicional, puedes añadir de 5 a 10 gotas de tu aceite esencial favorito. El aceite esencial no solo aportará una fragancia agradable, sino que también puede tener propiedades antibacterianas y antifúngicas.

Uso:

  • Dosificación: Usa aproximadamente 1/2 taza de este suavizante casero en cada carga de lavado. Puedes añadirlo directamente al compartimento del suavizante de tu lavadora o durante el ciclo de enjuague.
  • Conservación: Guarda el suavizante en un recipiente hermético y agítalo bien antes de cada uso.

Te recomendamos: Cómo hacer jabón líquido para lavadora

Beneficios adicionales:

  • Económico: Todos los ingredientes son económicos y probablemente ya los tienes en casa.
  • Natural: Este suavizante no contiene químicos agresivos que pueden irritar la piel o causar problemas respiratorios.
  • Eficaz: A pesar de ser casero, este suavizante deja la ropa suave y con un olor fresco.

Preparar tu propio suavizante de ropa casero es una excelente manera de cuidar tu salud, tu economía y el medio ambiente. ¡Anímate a probarlo y disfruta de sus beneficios!