Saltar al contenido

Receta de Pan Integral Casero esponjoso

¿Porqué es tan bueno el Pan integral?

Como la harina integral se obtiene del grano entero del trigo,  conserva una mayor cantidad de nutrientes y de fibras esenciales que benefician y regularizan nuestro organismo. Por eso es que los médicos recomiendan tanto su consumo.

Cuando lo pruebes vas a notar la diferencia y será uno de tus preferidos de hacer. Si alguna vez te preguntaste como hacer pan integral esponjoso, esta receta será la respuesta que estabas buscando.

Receta de pan inters

ingredientes

400 g de Harina integral

1oo de Harina común

20 g de Levadura fresca

350 ml de Agua tibia

2 cdas de Azucar

1 cda. de sal

-Chorrito de Aceite aproximadamente 20 g

¿Cómo hacer Pan Integral Casero?

Para hacer este rico pan esponjoso, lo primero que debemos hacer es el fermento para la masa. En un vaso de plástico, colocamos la mitad de agua tibia, 1 cucharadita de harina  y la levadura. Mezclamos bien y dejamos reposar por unos 10 minutos en un lugar cálido.

Por otro lado, ponemos en un recipiente las harinas y ahuecamos el centro, ponemos la sal sin tocar el hueco.

Allí pondremos el fermento ya leudado, el azúcar y el aceite. Comenzamos a mezclar, agregándole el agua de a poco.

Ponemos la masa sobre la mesada y la trabajamos bien, amasamos hasta que no se nos pegue en las manos. Si es necesario, podemos agregarle más harina, las proporciones de los ingredientes muchas veces pueden variar por distintos factores. Tenelo en cuenta siempre.

Dejamos reposar, tapándola bien por unos 20 minutos aproximadamente. Pasado este tiempo, volvemos a amasar, recordemos que cuanto mas dejemos reposar la masa y más amasemos será mucho mejor el resultado que obtendremos. De esta forma, nos estaremos garantizando que salga un pan integral esponjoso.

Dejamos reposar nuevamente por otros 20 minutos. Amasamos por última vez y damos la forma deseada, puede ser una pieza entera o podemos hacer bollitos, es lo mismo. Ponemos sobre una placa enmantecada y enharinada, dejando un espacio entre cada pieza.

Terminamos marcando la superficie con un cuchillo y dejamos descansar por última vez, vamos a ver que la masa leuda nuevamente.

Pincelamos con un poco de aceite sobre la superficie de cada pan y llevamos al horno precalentado a moderado por unos 30 a 40 minutos. Eso depende de la potencia de tu horno y de la forma que le has dado a las piezas de pan.

Pasado este tiempo, retiramos del horno y dejamos enfríar por unos minutos antes de desmoldar.