Saltar al contenido

¿Quién fue “Mate Cosido”?

El norte argentino esta repleto de mitos y leyendas, muchas de las cuales están basadas en sucesos reales pero difíciles de explicar, algunos imaginativos y muchos otros en una forma sencilla de ver las cuestiones de la vida con un toque de fantasía.

Sin embargo, lejos de los mitos y las leyendas, la historia que vamos a relatar hoy es la de “Mate Cosido” (muchos veces confundido con mate cocido, la infusión), o mejor dicho de Segundo David Peralta, nacido en Monteros, Tucumán un 3 de Marzo de 1897, odiado por algunos y querido por muchos.

Mate cosido era uno de esos personajes que provocan polémica. Es que al parecer, según cuenta la leyenda urbana, tenía la gran habilidad de perpetrar robos muy bien planificados a empresas extranjeras con el fin de repartir el botín para la gente pobre.

¿Porqué le decían “Mate Cosido”?

Peralta tenía una cicatriz prominente en la cabeza, de ahí su apodo. Para comprender esto un poco mejor, tengamos en cuenta lo que nos dice Amaro Villanueva en relación al arte que aprendieron los hombres de campo en aquel tiempo, donde un mate se lo cuidaba como algo tan personal, y además de ser un instrumento de uso diario, quizás por alguna caída accidental se terminaba rompiendo la calabaza. Allí el gaucho aprendió la costura de la misma.

“La operación de coser esa herida del mate exigía pericia y paciencia”, afirma Villanueva, explicando que no cualquiera era capaz de arreglar o coser un mate roto. De hecho, se estudiaba como se realizaría la costura con una delicadeza única para no arruinarlo, que tan valioso era para el campesino.

“Cicatriz cortante oblicua interna, un centímetro, región frontal, lado derecho” relata el prontuario de Segundo Peralta, bien llamado “Mate Cosido”, un apodo seguramente dado por algún tucumano ocurrente, familiarizado con la costura del mate con cerda.

El accionar de Mate Cosido

Era un hombre culto, o por lo menos, daba ese aspecto, comportándose con mucha cordialidad y pagando por cada servicio que contrataba, lo que le dio un buen lugar en la sociedad, ganándose el aprecio y la popularidad.

Se hacía llamar el bandido de los pobres, justificando de esta manera su accionar, asaltando a empresas extranjeras muy poderosas para luego repartir el botín a los mas necesitados. Se cuenta que era el dolor de cabeza de los gerentes, quienes habían solicitado a las fuerzas de seguridad su captura a cualquier costo.

Noticia periodística de un tiroteo entre gendarmería y Mate Cosido

Una de estas empresas, era la conocida “La Forestal”, de capitales extranjeros, que causó el mayor desastre social y ecológico en la historia argentina, famosa por haber talado montes de quebrachales y ser protagonista de explotación laboral.

Tenía una manera de proceder muy particular que lo diferenciaba del resto de los delincuentes. Evitaba a toda costa tener un enfrentamiento armado con la policía, al parecer porque comprendía que detrás de ellos había una familia.

Tenía como premisa realizar cualquier atraco con la mayor delicadeza posible, evitando heridos, y no manchar su nombre, lo cual no fue siempre posible.

El final de Mate Cosido

«Allá por 1931, después de haber salido de la cárcel de Resistencia, me dirigí a Tucumán a abrazar a mi madre. Un día mi pobre vieja, entre lágrimas y sollozos, me pedía que rehiciera mi vida y retornara al trabajo, le dije que no era fácil realizar lo que me pedía y le describí los obstáculos con que iba a tropezar(…)»

Había intentando Peralta tratar de rehacer su vida, abandonar la delincuencia y dejar de exponer su vida, pero la difícil situación de aquel momento en la provincia, sumado a sus antecedentes, esto se hizo imposible. Cada vez que trataba de entrar a una empresa para solicitar empleo, tenía detrás investigadores que lo perseguían con desconfianza, acusando de que solo se trataba de una treta mas de “Mate Cosido”.

En mas de una ocasión quedo detenido para averiguar “intenciones de robos”, pero no les quedaba mas opción que liberarlo.

Por lo tanto, decidió que debía alejarse de su madre, irse lejos, en algún lugar que no lo conocieran.

Finalmente, en un tiroteo con la policía recibe un balazo en la cadera. Ese parece haber sido el final, no se sabe si de su vida, o de su accionar, pero que no hubo mas registros es lo que dicen todos. Nunca mas se lo vio ni se supo nada, al punto de convertirse en un mito.