Porque no se puede mezclar cloro con detergente

Generalmente, cuando realizamos la limpieza en casa utilizamos los productos que son muy conocidos. Tales como detergente y el cloro o la lavandina, sin embargo sabemos que hay ciertos peligros si mezclamos ambos productos. La cuestión es: porqué no se puede mezclar cloro con detergente.

De hecho, si hacemos esto podríamos comprometer nuestra salud, la realidad es que no se puede tomar a la ligera. La verdad es que nunca debe hacerse esto, por más que procuremos una limpieza efectiva y potente.

porque no se puede mezclar cloro con detergente
porque no se puede mezclar cloro con detergente

Te recomendamos: Cómo hacer desinfectante casero para limpiar la casa

No solo es peligroso por nuestra salud que ahora conoceremos bien lo que puede ocasionarnos, sino que también el cloro mezclado con el detergente anula el poder del jabón. Además, se anula el poder blanqueador del cloro, y más grave aún se liberan compuestos que podrían ser tóxicos.

Analicemos a continuación la gravedad de las razones:

Porque no se puede mezclar lavandina con detergente

Lo peligroso de esta mezcla es tan grave que una Institución Médica expresó lo siguiente:

“El cloro que usamos en las casas en realidad es una solución de hipoclorito de sodio disuelto en agua, es altamente tóxico y puede producir inflamación de la piel, de las mucosas respiratorias y de los ojos”.

Así lo describió esta autoridad en salud, además explicó que los envases en que vienen los hipocloritos son de un plástico opaco, verde o amarillo, incluso la luz solar lo puede volver inestable y de esa forma liberarse el cloro en forma de gas.

Por otro lado, los detergentes son tensoactivos, es decir se unen a la grasa y actúan en combinación con el hipoclorito, que lo vuelve inestable.

Entonces, la cuestión urgente es cómo se debe usar estos productos:

Cómo se deben usar la lavandina y el detergente

La forma de utilizar correctamente y sin riesgo alguno estos productos, es lavar primero con el detergente para platos y luego si deseamos desinfectar, la lavandina.

Por otra parte, si usamos cloro, no debe usarse de manera directa sino hay que diluirlo. El cloro se disuelve en un poco de agua y así se da uso a esta solución para la limpieza, pero jamás los productos juntos.

Quizás pensamos que mezclando ambos productos acabaremos de una vez por todas con las bacterias, pero la realidad demuestra que las bacterias se acumulan especialmente en las esponjas. Razón por la cual, se recomienda cambiarlas con cierta frecuencia.

Ahora si se trata de las esponjas hechas con materiales naturales, se las puede hervir en agua caliente. También se las puede calentar en el microondas o dejarla remojar en cloro, al menos una vez a la semana para desinfectarla.