Saltar al contenido

¿Por qué el ombú es el árbol nacional?

El ombú, en la región pampeana de Argentina es una especie muy conocida por su amplitud de dar sombra y además actúa como marca para señalizar territorios en el paisaje pampeano. Si este árbol te llama la atención y querés saber por qué el ombú es el árbol nacional, te lo contamos.

Este árbol es una especie proveniente del noreste de la Provincia de Buenos Aires, se extiende desde La Plata hasta la bahía de Samborombón. El cual es de menor tamaño y cuando se aduce a que es una hierba gigante, se debe a las características de su tallo.

El árbol nacional, el Ombú.

Bastante húmedo y verde sin notorios anillos de corteza, su madera esponjosa y blanda. Contiene cantidades de agua, lo que le permite sobrevivir en el entorno de escasas lluvias de la pampa seca. Crece muy rápidamente y es inmune a gran parte de los insectos que destruyen las hojas de la flora pampeana gracias a su savia.

Te puede interesar: “El caldén, un árbol sagrado”.

Sin embargo, es mucho más que una bellasombra, es una planta herbácea proveniente de la familia Phytolaccaceae, es de origen de los montes del Nordeste argentino, Uruguay y pare del sur de Brasil, aunque en algunos casos también se da en Paraguay.

De hecho, el ombú se ha convertido en el árbol nacional y por eso se lo menciona en la poesía de Luis Lorenzo Dominguez, que mucho hemos memorizado en la escuela:

“Cada comarca en la tierra
tiene un rasgo prominente:
el Brasil su sol ardiente,
minas de plata el Perú.
Montevideo su cerro,
Buenos Aires, patria hermosa,
tiene la pampa grandiosa,
la pampa tiene el ombú…”

¿Por qué el ombú es el árbol nacional?

El diario La Razón informó en el año 1927, los resultados de la encuesta que identificó y eligió al árbol patrio. Con 14.670 votos ganó el ombú, sin embargo generó discusiones.

Se planteó que más que un árbol es una hierba y que no es autóctono de la pampa argentina, muchos pensaban que el caldén tendría que haber sido votado. Debido a que está más presente en la zona de la provincia de La Pampa.

Lo cierto es que durante alrededor de dos meses votaron casi 30.000 chicos. De hecho, la encuesta se dirigía a ellos, aunque era evidente en las respuestas que muchas veces eran los padres quienes las escribían, los abuelos y hasta los maestros se involucraban.

El escrutinio final arrojó los siguientes resultados:

  • Ombú: 14.670 votos
  • Pino: 3.160
  • Laurel: 2.150.
  • Ceibo: 2.100
  • Algarrobo: 1.430

Estas especies fueron las más peleadas por así decirlo, pero también los demás tipos de arboles recibieron sus propios votos:

  • Quebracho (570), tala (440), sauce (430), vasco (353, ¿será el retoño del roble de Guernica que había en Buenos Aires?), ñandubay (350), espinillo (300), caldén (290), olivo (240), yerba mate, naranjo y tipa con 200; entre otros.

El ombú, es un verdadero muestrario arbóreo de nuestro país. Inclusive quienes votaban enviaban junto con el cupón la justificación que respaldaba su voto. Algunos basaban su decisión en la belleza, la densidad de su sombra, los motivos históricos que rodeaban al ombú y el gaucho.

Entre los hechos históricos inolvidables están los siguientes:

El ombú donde descansó el virrey de Sobremonte en su huida a Córdoba, el ombú ubicado en la quinta de Zamudio en San Fernando. También el de Perdriel, donde se reunieron grupos armados dispersos para defender la ciudad de Buenos Aires en la primera Invasión Inglesa (1806).

Se recordó al ombú de la Esperanza, en San Isidro, donde los generales Guido, San Martín Pueyrredón se propusieron independizar a las Provincias Unidas del Río de la Plata

Quizás los versos de Luis Dominguez influyó en los niños en esta votación, cuando en 1843 se lo menciona en este poema memorable.