Pechuga de pollo empanizada: crocante, saludable y sin aceite

Pechuga de pollo empanizada: crocante, saludable y sin aceite

En estos últimos años, el pollo fue la carne más consumida en el mundo. Gracias a esto, tenemos una infinidad de nuevas recetas para poder disfrutar de esta deliciosa carne de diferentes maneras.

Ahora bien, ¿Cuál de todas esas recetas es la más rica y fácil de preparar?. Sin duda es la pechuga de pollo empanizada. Si bien es una receta tradicional y que está hace mucho tiempo, es la mejor en cuanto a textura y sabores.

Te recomendamos: Queso falso muzzarella casero

Crujiente por fuera y blanda por dentro, la pechuga de pollo es una las mejores por que se le puede poner cualquier tipo de aderezo o salsa. Tambíen se puede acompañar con muchos tipos de guarnición que queramos.

Para esta pechuga de pollo empanizada, vas a necesitar:

Ingredientes

  • 2 cdas. de Aceite de Oliva
  • 1 Diente de Ajo (previamente picado)
  • 1 taza de Pan Rallado
  • 2 tazas de Queso Parmesano o Muzzarella rallada
  • 1 cda. de Albahaca seca (o media cda. fresca previamente picada)
  • Sal y Pimienta Negra a gusto
  • 5 Pechugas de Pollo sin huesos ni piel.

Preparación

1- Para empezar, precalentamos el horno a máxima potencia.

2- Mientras tanto, en un bol mezclamos suavemente el aceite y el ajo. Por otra parte, en un recipiente rectangular algo largo, ponemos el pan rallado, el queso parmesano, la albahaca, la pimienta, y mezclamos bien.

3- Agarramos las pechugas y las salamos al gusto. Luego las sumergimos en la mezcla de aceite y ajo y después empanamos sobre la mezcla de pan rallado y queso.

4- Colocamos todas las pechugas empanizadas en una placa apta para horno previamente engrasada (te recomiendo utilizar aceite en spray para consumir lo menos aceitoso posible). Tambien podes cocinarla sin engrasar, aunque se te va a pegar un poco.

5- Llevamos la placa al horno por unos 30 minutos a temperatura media. El tiempo suele variar dependiendo el horno, así que te recomiendo que cortes a la mitad una de las pechugas. Si están bien doradas por fuera y blancas por dentro, es por que ya están listas para sacarlas.

¡Y listo!, ahora solo falta dejarlas unos minutos para que los jugos del interior se expandan por toda la pechuga.

Consejos

1- Podes rellenarla: Simplemente hace un agujero con un cuchillo largo y fino en uno de los extremos del pollo. Adentró ponemos jamón y queso y cerramos con un escarbadientes. Luego, el método de preparación y cocción es exactamente la misma.

2- Si queres una superficie más crocante, en vez de utilizar pan rallado, podes empanizar con:

  • Copos de Avena
  • Cereales Triturados
  • Panko

Con eso, vas a obtener una textura bien crujiente y sabrosa.

Deja un comentario