Mi mermelada de frutilla sin azúcar es tan buena que desaparece en minutos

Preparar nuestra propia mermelada en casa tiene múltiples beneficios, especialmente cuando evitamos el uso de azúcar agregada. Al hacer nuestra propia mermelada, podemos controlar los ingredientes, asegurándonos de que sean frescos y naturales.

Además, una mermelada sin azúcar es una opción más saludable para aquellos que buscan reducir su consumo de azúcar sin renunciar al sabor. A continuación, te enseño cómo preparar una mermelada de frutilla sin azúcar que es tan deliciosa que desaparecerá en minutos.

Cómo preparar Mermelada de Frutilla sin azúcar

Para preparar esta deliciosa mermelada, vas a necesitar:

Ingredientes:

  • 1 kg de fresas frescas
  • 2 cucharadas de jugo de limón
  • 1 manzana grande (preferiblemente orgánica)
  • 1 cucharadita de agar-agar en polvo (opcional, para una consistencia más espesa)
  • Edulcorante natural al gusto (por ejemplo, stevia o eritritol, opcional)

Procedimiento:

  1. Preparar las frutillas:
    • Lavar bien las frutillas y quitarles las hojas. Córtalas en trozos pequeños y colócalas en una cacerola grande.
  2. Agregar el jugo de limón:
    • Añadir las 2 cucharadas de jugo de limón a la cacerola con las frutillas. El jugo de limón no solo ayuda a realzar el sabor, sino que también actúa como conservante natural.
  3. Rallar la manzana:
    • Pelar y rallar la manzana. La manzana aporta pectina natural, lo que ayudará a espesar la mermelada sin necesidad de azúcar. Añadir la manzana rallada a la cacerola.
  4. Cocinar a fuego medio:
    • Colocar la cacerola a fuego medio y cocinar las frutas, removiendo ocasionalmente. Dejar que la mezcla hierva suavemente durante unos 20-30 minutos, o hasta que las frutillas estén bien cocidas y se haya formado una mezcla espesa.
  5. Agregar el agar-agar (opcional):
    • Si deseas una consistencia más espesa, disolver la cucharadita de agar-agar en un poco de agua fría y añadirla a la cacerola. Cocinar por unos 5 minutos más, removiendo constantemente.
  6. Endulzar (opcional):
    • Si prefieres una mermelada más dulce, añade el edulcorante natural al gusto. Es recomendable hacerlo poco a poco y probar hasta alcanzar el nivel de dulzura deseado.
  7. Envasar la mermelada:
    • Retirar la cacerola del fuego y dejar enfriar un poco. Luego, verter la mermelada en frascos esterilizados mientras aún esté caliente. Sellar los frascos y dejar enfriar completamente a temperatura ambiente antes de refrigerarlos.
  8. Disfrutar:
    • ¡Tu mermelada de frutilla sin azúcar está lista para disfrutar! Úsala en tostadas, yogures, postres o como más te guste.

Te recomendamos: Receta de mermelada de naranja sin azúcar

Esta mermelada no solo es deliciosa y saludable, sino que también te permitirá disfrutar del verdadero sabor de las fresas. ¡Prueba hacerla en casa y verás cómo desaparece en minutos!