Saltar al contenido

Los mitos y supersticiones que rondan en los cuchillos

El cuchillo, un milenario instrumento culinario de constante uso, pero que también ha sufrido una serie de inconvenientes cuando es mal utilizado.

Su reputación es tan amplia como el uso que tiene, porque si no se sabe manipular puede provocar algunos accidentes domésticos. Así como también es considerado un arma letal.

De hecho, según los antropólogos aseguran que el cuchillo fue el primer accesorio que acompaño al hombre y a la mujer. Incluso en el mismo nivel que la ropa tan esencial, llevándolo colgado en la cintura tanto en el hombre como en la mujer.

Por eso, se decía al tenerlo colgado en el cuerpo y ante el olvido que lo tenían puesto, provocaba muchos accidentes. De allí, surgieron el invento de las fundas protectoras.

Sin embargo, junto con esto surgieron también los mitos y las supersticiones que rodean al cuchillo, veamos a continuación cuáles son:

Los mitos y supersticiones que rondan en los cuchillos

Observemos algunos ejemplos de las supersticiones:

  • Obsequiar un cuchillo no era buen augurio, por el contrario se creía que enfriaba la relación entre quien lo regalaba y el que lo recibía.
  • En el caso de las mujeres embarazadas, se evitaba directamente que manipularan los cuchillos, inclusive que ni siquiera lo nombraran.
  • En el momento de estar en la mesa disfrutando de una comida, si a alguien se le caía en el piso podía provocar una desgracia a quien señalaba la punta del cuchillo.
  • Otra creencia era para las mujeres solteras, si una señorita pinchaba un pan con el cuchillo para entregárselo a otra persona, nunca se casaría.
  • También se evitaba afilar el cuchillo luego de la puesta del sol, la razón se  debía a que esto podría acarrear mala suerte al que lo este afilando.
  • Otra costumbre por juego que sucede muchas veces durante el almuerzo o la cena sobre la mesa, es hacer girar el cuchillo sobre su eje.
  • Hasta el que cometiera un asesinato con el cuchillo o arma blanca, debía cuidarse.
  • Además sobre el cadáver apuñalado, se decía que si quedaba boca arriba, el crimen se esclarecería en poco tiempo.

Afortunadamente para quienes son supersticiosos, también existen las formas de enfrentar y hasta anular el poder de los objetos:

  • Por ejemplo; si el cuchillo cae al suelo hay que patearlo o pisarlo. Es una excelente manera de anular el poder perjudicial y destructivo.
  • En el caso de recibir de regalo un cuchillo, se debe dar al obsequiante un dinero para que deje de ser un regalo y se convierta en una operación de compra-venta.

Claramente ese efecto tenía los cuchillos en la personas, generaba gran respeto y temor. De hecho, la historia confirma ciertos peligros que rodean al cuchillo.

Este es el caso del poderoso Luis XIV de Francia, siendo muy joven fue coronado al trono y estaba muy consciente de las intrigas aprendiendo de desconfiar de todos en la corte. Por eso, sabía que un cuchillo en la mesa representaba un peligro latente.

Tanto es así que decretó que los utensilios que se usaran en la mesa no debían tener una punta filosa, a partir de esta resolución quedaron todos los cuchillos sin punta ni filo.

Fuente: La comida en la historia argentina por Daniel Balmaceda