Saltar al contenido

La textil wichí “Lhaka” fue premiada por una revista de Londres

“Lhaka”, es la textil wichí que se destacó en plena pandemia cosiendo barbijos en el chaco salteño. Su labor es reconocida, y la cuarentena obligatoria impuesta el año pasado desafió a los trabajadores aborígenes de este emprendimiento social.

Lhaka es una industria wichí de San Ignacio de Loyola, se encuentra ubicada en la Ruta 81, kilómetro 1837. Pertenece al departamento de San Martín.

Textil wichi Lhaka premiada.

Sus comienzos fueron a partir de 2014, funcionando como una cooperativa que hace ropa de moda con materia prima de primer calidad.

Te puede interesar: Un maestro vuelve caminando de los cerros tras repartir las tareas

Es interesante notar una leyenda que aparece en las paredes de un galpón que está rodeado del monte y del silencio del mismo, dice lo siguiente:

“Taller textil comunidad San Ignacio de Loyola. Se puede”

Ciertamente estos trabajadores realizan su labor habitual con orgullo y nada los detiene, ni las temperaturas que superan los 45 grados. Su objetivo es la fabricación de la indumentaria que lleva su propia marca comercial: Lhaka, prenda wichí. 

Sus comienzos

Quienes impulsaron este proyecto fue la Fundación Molino Cañuelas, gracias a su presidente Aldo Navilli, quien visualizó este emprendimiento a largo plazo.

Es así que 30 personas de la comunidad indígena forman parte de la cooperativa, es digno de mención que las ventas de las prendas regresa a las manos de estos trabajadores y como inversión del proyecto. Lo logran de esta manera, porque no invierten en publicidad alguna.

Además, se trata de un rubro textil muy inclusivo, su coordinadora Catalina Rojas es la que impulsó que puedan trabajar tanto hombres como mujeres.

Por otro lado, el objetivo claro está en la prioridad del producto que fabrican y creando una marca donde la gente quiera comprar porque es de excelente calidad.

De hecho, los diseños y colecciones de Lhaka son hechos por las empresas Uma y Vitamina, marcas muy distinguidas en el mundo de la moda. Además, tienen un mismo proveedor de tela premium.

Cuentan con el respaldo de la Fundación Molino Cañuelas que se encarga de la dirección de la marca, las ventas, la colección, la administración y contacto con los clientes, entre otras actividades.

La venta tiene un alcance nacional, ya que en distintos puntos del país se venden las prendas confeccionadas por los socios. Inclusive cada 5 de septiembre, Lhaka celebra el día del trabajo y la dignidad, lo hace con un desfile para exhibir su ropa. Son eventos especiales en los que reciben visitas de otras comunidades y de los familiares de la zona.

Una cooperativa que revaloriza a la comunidad

Esta comunidad ha logrado un avance en distintos aspectos, como por ejemplo: la revalorización de la comunidad trabajando de esta forma.

Recordemos que antes de la existencia del taller, la fundación trabajaba con programas de nutrición, educación, higiene y salud, se les entregaba alimentos básicos, entre otras cosas.

Sin embargo, desde que la comunidad cuenta con sus propios ingresos pueden comprar verduras y carnes, que llegan los días de pago en camionetas. El taller trajo consigo la instalación del tendido eléctrico, que hasta entonces era muy precario, por lo cual beneficio a todos los habitantes de la zona.

La textil wichí fue premiada por su labor

Por toda su labor, la cooperativa textil wichí Lhaka fue distinguida por un premio de Buena Marca, por la revista londinense “Sublime Magazine”.

Se trata de un reconocimiento de ética sustentable social y ambiental, de hecho la publicación inglesa es pionera en marcas sustentables desde 2007.