Saltar al contenido

Kalanchoe: aprenda a cultivar esta linda planta colorida en casa conocida como “la flor de la fortuna”

El Kalanchoe, es una planta perenne y además decorativa que se ve muy bella dentro o fuera de la casa. También en macetas, en jardines o en el patio.

De hecho, es una planta muy popular en Brasil y se encuentra entre las más elegidas a la hora de decorar o regalar, por ser delicada y la variedad de sus tonos.

Además de ser económica y fácil de cultivar, se trata de una planta suculenta y procedente de la familia de las crasuláceas.

Características de la Kalanchoe

Es una planta originaria de África, su nombre científico es Kalanchoe blossfeldiana , pero también es conocida por  calandiva o la flor de la fortuna y planta de la felicidad.

Al parecer estamos hablando de dos plantas distintas pero similares a la vez, veamos a continuación de que se trata:

Diferencia entre kalanchoe y calandiva

Lo cierto es que la Kalanchoe y la calandiva son hermanas gemelas por así decirlo, pero la única diferencia está en el diseño de las flores.

Es decir, el kalanchoe tiene flores simples con una capa de pétalos y la calandiva tiene capas de pétalos dobladas. Sin embargo, ambas requieren del mismo cuidado para que crezcan saludables y delicadas.

Cuida un buen cultivo

En el caso del kalanchoe, como ya tiene su flor, solo se debe colocar en el mejor lugar y disfrutar de su belleza. Por lo que, no hay que preocuparse para fertilizar.

Sin embargo, la floración terminará y es fundamental conocer las recomendaciones de cultivo para que la planta se mantenga saludable y bien viva a lo largo del tiempo.

Dejarla encender

Estas plantas suculentas le gusta mucho recibir el sol, por lo cual una sugerencia es que pueda estar algunas horas del día recibiendo sol. Ya sea por la mañana o por la tarde, quizás cerca de una ventana o donde reciba el sol.

Pero cuando termina la floración, es esencial darle unas 12 horas aproximadamente de sombra durante el día para que repose y a la vez se vigorice. Con este proceso la planta se preparar para volver a florecer.

Riego

Hay que prestar mucha atención con el riego, cuando observemos que el sustrato está seco, se debe regar. El consejo durante el verano es hacer dos riegos por semana, durante esta época la tierra se seca más rápido. En cambio en invierno, con sola una vez a la semana será suficiente el riego.

Por otra parte, la cantidad de agua será suficiente cuando observemos que sale agua por debajo de la maceta. (Recordemos que la maceta tiene por debajo los agujeros).

La poda de Kalanchoe

Se debe realizar después de cada floración, cuando las flores de esta planta se marchitan. Inmediatamente se limpian para que sean más fuerte en la próxima floración, se retiran las flores secas y se cortan los tallos más dañados en la base.

Recordemos que las tijeras a utilizar para la poda deben estar muy limpias, de lo contrario se podría contaminar la planta.

Trasplante

Si la flor de la fortuna está bien cuidada, pronto crecerá desproporcionada desbordando la maceta. Por lo cual, hay que elegir una maceta bien amplia y grande, en la misma colocamos una tierra bien aireada y rica en materia orgánica. Allí colocamos la planta, dentro de la misma maceta.

Luego cubrimos con más sustrato y agua, lo hacemos solo después de que haya pasado la floración.

Fertilizante

Después de la fase de floración, fertilizamos la planta, se puede alimentar con harina de huesos, entre otros.

La reproducción

Si queremos aumentar la cantidad de kalanchoe, lo podemos hacer con varias macetas y así reproducir cirtando de la planta. Se corta uno de los tallos, en la base que es la parte más sana y al menos tiene 5 centímetros de altura.

Cuando retiramos las hojas de la parte inferior del tallo, dejamos solo las de la parte superior y esperamos unos días para que se seque la base. Luego se vuelve a plantar, en una maceta nueva y regamos.