Saltar al contenido

El origen de las palabras “boludo” y “pelotudo” en la historia argentina

Como sabemos en el lenguaje popular es muy común utilizar palabras para referirnos a otros con cierto modismo digamos, de hecho es muy de argentino usar expresiones que se tratan a simple vista de insultos pero curiosamente a través del tiempo ha ido transformándose.

Precisamente nos referimos a términos como “boludo” y “pelotudo”, es interesante descubrir que detrás de estas expresiones hay una historia como así también un significado. De hecho, tiene que ver con la historia argentina y por lo tanto hay un origen.

Veamos a continuación los significados:

Significado de boludo

  • Según el diccionario se define la palabra boludo, como la persona que es estúpida, que habla tonterías o cosas sin sentido, que es totalmente irresponsable. Sin embargo, esta expresión tiene historia con perlitas del pasado y nuevos sentidos en el presente.

Significado con historia

En las Guerras de la Independencia, los gauchos argentinos peleaban contra con un ejército de hombres disciplinados en las mejores academias militares. Estaban provistos de armas de fuego, corazas, artillería, caballería, entre otras cosas. Dicho en otras palabras, para aquella época era como decir el Primer Mundo.

Por otro lado, los gauchos argentinos tenían sus calzoncillos cribado y botas de potro con los dedos al aire. Para oponerse solo tenían pelotas, es decir piedras grandes con un surco por donde ataban con una cuerda las boleadoras o bolas. También utilizaban los facones, que además eran utilizados como una lanza un tanto precaria pero que muchos la amarraban a una caña. De esa forma los gauchos argentinos se enfrentaban al enemigo, pocos tenían armas de fuego.

Por lo que nos preguntamos: ¿Cuál es la técnica de la que se valían para enfrentarse a las fuerzas enemigas?

Los gauchos se formaban en tres filas:

  • La primera fila se componía de los Pelotudos, quienes portaban las piedras grandes como pelota amarradas con un tiento.
  • La segunda era la de los Lanceros, quienes llevaban consigo facón y tacuara.
  • La tercera fila pertenecía a los Boludos, quienes portaban sus bolas o boleadoras.

La estrategia de lucha de los gauchos argentinos era la siguiente:

Cuando los enemigos atacaban con su caballería, los pelotudos los esperaban de a pie firme con una valentía admirable les pegaban en el pecho a los caballos para frenarlos. De esta manera, los jinetes caían de sus caballos y quedaban indefensos. Precisamente en ese momento actuaban los lanceros y atacaban al enemigo.

¿Qué significa en la actualidad la expresión “boludo y hasta pelotudo”?

Hay un antecedente curioso en el año 1890 cuando un Diputado de la Nación se refirió a lo que hoy llamaríamos “perejiles”, indicando en otras palabras a “no ser pelotudo“. Usa esta expresión para decir que no había que ir al frente y hacerse matar.

Una segunda acepción de términos similares fue la de “no hay que ser estúpido”, es decir expresiones parecidos para indicar lo mismo y aunado a este viene el otro modismo popular de “boludo”. En el imaginario de la mayoría de la gente hacía referencia a los genitales grandes que impedían el caminar con facilidad.

Sin duda alguna, en el lenguaje popular argentino sabemos como de cada tres palabras la gente más joven en general  incorpora el término “boludo”. A veces porque sí simplemente, otras por utilizar este modismo nada más o sin ninguna razón en particular.

En la actualidad, podríamos decir que la usamos porque es muy versátil y sin sentido alguno, más bien es por moda quizás, amistad y sin ninguna poderosa razón. Simplemente forma parte de nuestro dialecto bien argentino que no siempre es agresivo u ofensivo.