Saltar al contenido

Doma india o progresiva, ¿de qué se trata?

Doma_India_103

Es muy natural que al pensar en domar un caballo se nos venga a la cabeza las imágenes de noches de “color y coraje” de cuánto festival gaucho de doma ande desarrollándose por el país. El valiente gaucho se apresta a amansar un caballo a fuerza de montarlo salvaje, aguantar los saltos y sacudones violentos que el animal da a fin de deshacerse del humano que tiene en el lomo, rebencazo va y viene, caídas  y vuelos por los aires hasta que queda el animal doblegado a la voluntad de su amo. Han sido varios días pero ya está cansado de que lo sometan y le peguen, así que no pelea más y se entrega.

En el otro extremo de las prácticas de doma, menos conocidas y menos televisadas, está la doma india, o doma progresiva.

Cuando los españoles introdujeron el caballo en América, los habitantes originarios encontraron una manera diferente y más pacífica de entablar relación con el animal. Entendían que no era necesario amedrentarlo y someterlo para dominarlo, los conceptos para entablar relación con los equinos se basaron en la confianza, la amistad y el respeto.

El proceso puede ser largo y demorar semanas, pero al finalizar el lazo que se crea es inquebrantable y más eficaz que con otro tipo de método. La idea es abordar al caballo de a poco, ofrecerle alimentos, caricias y gestos amables, en ningún momento se le prodigará un trato hostil. Así el animal no quedará resentido y la relación será de confianza y lealtad con su dueño/amigo.

Las fases sucesivas del proceso de doma india son:[nextpage title=”Fases y Video”]

Encuentro: el animal compartirá el espacio con el domador durante un par de horas, de esta manera se conocerán visualmente y tomará conciencia de la presencia del otro.

Embolzamiento: en una manga para animales se le colocará un bozal.

Descosquilleo: por medio de caricias se acostumbrará al caballo al contacto físico, así no reaccionará violentamente cuando tenga contacto directo con su dueño.

Cabestreado: se le pone en el cuello un lazo para que aprenda a seguir los pasos de su ‘amo’

Montado sin silla: el domador se sube al equino sin montura.

Montado ensillado: el proceso se completa montando al caballo con silla y riendas.

¡Mirá el video acá!