Saltar al contenido

Cómo preparar albóndigas caseras y trucos para congelarlas

Albóndigas caseras, son sin duda alguna, las mejor opción para degustar de un plato nutritivo y suculento en el almuerzo o la cena.

Las albóndigas son uno de los acompañamientos más fáciles de hacer, realmente queda muy bien con cualquier guarnición a gusto. Son numerosas las ideas, pueden ir con arroz, puré de papas, puré de calabaza, ensaladas y vegetales asados, entre otros.

Albóndigas caseras

Además es una receta fácil y sencilla de elaborar en casa, ideal para los días fríos que se vienen.

Te puede interesar: Cómo hacer Albóndigas rellenas.

A continuación se alistan los ingredientes básicos que se van a necesitar y el paso a paso de toda su preparación:

Ingredientes para hacer Albóndigas caseras

  • Aceite de oliva
  • 800 gr. de Carne picada (De ternera, de cerdo o mixto)
  • 4 Huevos
  • Harina (Para rebozar)
  • 200 ml. de Leche
  • Pan rallado
  • 6 dientes de Ajo
  • Sal a gusto
  • Salsa de tomate (Previamente hecha)

Preparación

1- Comenzamos colocando la carne picada en un bowl amplio y luego le añadimos los dientes de ajo cortados los más fino posible.

2- Seguidamente le agregamos los huevos, la leche, el pan rallado pero una cantidad considerable y la sal a gusto.

3- Ahora es momento de integrar todo mezclando muy bien, podemos utilizar una cuchara pero con nuestras manos inclusive, es más efectivo.

4- Paso siguiente, dejamos reposar la mezcla durante unos 30 minutos aproximadamente y como mínimo.

5- Cuando transcurra este tiempo de reposo, ya podemos empezar a darles forma. Podemos hacerlos con 2 cucharas o con las manos, es lo más recomendable. Con respecto al tamaño de cada albóndiga quedará a nuestro criterio.

6- Una vez que le damos forma de bola a cada albóndiga, la cubrimos de harina bien parejo y por todos sus lados, pero sin excedentes.

7- Mientras tanto, vamos a ir calentando suficiente aceite en un sartén hondo para freír las albóndigas.

8- Con respecto a la salsa de tomate, una forma fácil y rápida de hacerla es utilizando una licuadora echamos algunos tomates y un poco de agua, la licuamos y procuramos que quede algo espesa.

9- Inmediatamente lo volcamos en una cacerola más chica y la ponemos a calentar durante unos 10 minutos aproximadamente, sin olvidarnos de agregar sal a gusto y condimentos a gusto también. Reservamos.

10- Recordemos mientras se cocina la salsa, podemos freír las albóndigas cuando el aceite esté en su punto justo y a medida que se fríen las acomodamos en una bandeja con papel absorbente.

11- Para terminar, podemos emplatar un par de albóndigas y por encima le esparcimos la salsa de tomate a gusto, además de agregar una guarnición de puré, arroz o lo que más nos guste para acompañar.

¡Listas para servir y degustar de estas sabrosas Albóndigas caseras!

Trucos y Consejos

  • Recordemos que una vez que tengamos las albóndigas cocidas o fritas, se pueden embeber en la salsa también, queden más sabrosas aún y luego llevarlas al plato.
  • Si estamos pensando en congelar las albóndigas, podemos hacer 2 cosas: La primera, es cuando ya la tenemos pasadas por harina a cada albóndiga, guardarlas en una bandeja con papel film.
    La segunda, es una vez que freímos todas las albóndigas y luego que se enfríen, para guardarlas las colocamos en una bolsa de clip o hermética.