Saltar al contenido

Cómo lavar las toallas para que queden suaves y esponjosas

Como bien sabemos las toallas son de uso diario y requieren de muchos lavados, por eso con el tiempo se van degastando y perdiendo el color. Si querés saber, cómo lavar las toallas para que queden suaves y esponjosas, acá te lo contamos.

Lógicamente cuando las fibras son más gruesas, al estar expuestas a la humedad constante y las temperaturas, sufren mayor degaste rápidamente. Además, la textura de las toallas se va poniendo más ásperas y duras.

Cómo lavar las toallas para que queden suaves y esponjosas

El desafío está en revertir el daño y aprender a lavar las toallas para que queden suaves y se recupere una textura lisa y esponjosas.

Te puede interesar: Cómo limpiar el lavarropas con vinagre en 3 sencillos pasos.

A continuación tengamos presente algunos consejos antes de lavar las toallas:

Antes de lavar las toallas

  • Los suavizantes lograr mucho en las prendas de vestir, sin embargo no siempre se mantendrán como la primera vez que las lavamos con este producto.
  • No debemos mezclar las toallas con otro tipo de ropa.
  • Además, evitaremos planchar las toallas o hasta secarlas en ciertos artefactos, recordemos que el calor envejecerá rápidamente las fibras.

Veamos a continuación como recuperar la fibra de las toallas para que luzcan más suaves y esponjosas:

Aprende a lavar las toallas dejándolas suaves y esponjosas

 Con Vinagre y Limón:

Con esta fórmula las toallas quedarán más suaves y evitará los malos olores.

  • Primero, hacemos un lavado con agua fría.
  • Luego le añadimos un chorro de limón con vinagre.
  • Por último, las lavamos como lo hacemos habitualmente.

Con Amoniaco, Limón y Vinagre:

El amoniaco impide que los detergentes se adhieran a los tejidos, al igual que el vinagre evitará que se queden tantas sales en la tela y estén más suaves.

  • Primero, lavamos las toallas con agua fría.
  • Luego remojamos las toallas en vinagre durante unos 10 minutos.
  • Paso siguiente, lavamos las toallas con amoniaco y el jugo de limón.
  • Finalmente, enjuagamos y dejamos secar a la sombra.

No abusar del jabón y el detergente:

  • Recordemos que utilizar los jabones y detergentes excesivamente no garantiza una limpieza profunda en las prendas, tan solo con una medida normal se eliminará la suciedad.

No cargar en exceso el lavarropa:

  • La recomendación es no atascar el lavarropa con mucha cantidad de prendas, es esencial dejarle espacio para que las prendas se muevan libremente y se laven bien.

Lo importante del secado de las prendas:

Hay una acción que es fundamental aunque parezca algo sin importancia, es sacudir las prendas después del lavado, para que las fibras se despeguen.

  • Si secamos las toallas en el secarropas, podemos incorporar un antipelusas o filtro, esto ayudará a que las prendas salgan esponjosas. Por eso, hay que evitar las altas temperaturas porque las prendas envejecen más rápido.
  • Por otro lado, si secamos las toallas al aire libre no las expongamos al sol por mucho tiempo. Corremos el riesgo de que queden algo ásperas o duras.

¡Siguiendo estos pasos podemos renovar nuestras toallas para que luzcan más suaves y esponjosas!