Saltar al contenido

¿Cómo hacer masa madre?

Como sabemos la popular masa madre se hace con harina, agua y azúcar. Es decir, la levadura casera es un proceso que consiste en una duración de cinco días, pero sin dedicarle demasiado tiempo diariamente.

Las levaduras y bacterias propias de la harina se desarrollan y conviven cómodamente. La conservación es fundamental y muy fácil de hacer.

A continuación veremos los ingredientes básicos y combinados, que conforman esta levadura casera:

Ingredientes

  • Harina integral
  • Agua
  • Azúcar

Día 1: Comenzamos con la preparación de la levadura casera

En primer lugar, es fundamental que la mezcla sea la misma proporción de agua y de harina. Es decir, si utilizamos medio vaso de harina, también sera la misma medida de agua.

Luego se mezcla ambos ingredientes hasta lograr una masa homogénea y dejamos reposar durante unas 24 horas aproximadamente, como así también hay que tapar el recipiente donde está la masa.

Algunas recomendaciones:

  • Se puede utilizar harina de cualquier cereal: trigo, avena, centeno, etc.
  • También debemos prestar atención al agua que vamos a utilizar, si es de canilla contiene mucho cloro. Por lo que podemos utilizarla pero dejándola reposar, al menos una hora antes.
  • Si se prefiere, podemos usar agua mineral. En cualquiera de los casos, el agua debe estar a temperatura ambiente.
  • Con respecto al recipiente que vamos a utilizar, se recomienda que sea más alto que ancho, para que cuando la levadura actúe tenga espacio suficiente para desarrollarse.

Día 2: Agregamos harina de fuerza, agua y azúcar.

Quizás no se note la diferencia en la masa con relación al día anterior, pero en el segundo día, se agrega medio vaso de harina de fuerza que tiene más gluten, medio vaso de agua y 1 cucharadita de azúcar.

Se integran todos los ingredientes y dejamos reposar en las mismas condiciones que el día anterior, también durante 24 horas más.

Día 3: Nuevamente se añade harina de fuerza y agua

Luego de dos días de fermentación, se notará un aspecto diferente de la levadura casera. Notaremos las burbujas en la superficie, un volumen mayor y un color distinto, pero no desagradable.

Esto es un indicativo de que la masa madre empezó a activarse. Por eso, en el tercer día se añade nuevamente un vaso de harina de fuerza y medio vaso de agua.

Se mezcla bien hasta integrar todos los ingredientes y dejamos reposar otro día más, al igual que los días anteriores.

Día 4: Retiramos el liquido de la superficie y se añade más harina de fuerza

En el cuarto día, el aspecto de la masa madre apenas asoma algunos cambios, aunque se puede observar las burbujas que aparecen en la superficie.

Allí se podrá observar un poco  de liquido marrón que hay que retirar con mucho cuidado, un color que surge debido al agua con el resto de azúcares provenientes de los cereales fermentados.

Luego para espesarla un poco, hay que añadir medio vaso de harina de fuerza más, se remueven todos los ingredientes y se deja reposar durante 24 horas más.

Día 5: La masa madre ya está lista para ser utilizada

Finalmente se debe notar que tenga un aspecto cremoso, con burbujas en la superficie y un ligero color ácido.

De este modo, ya está lista para ser utilizada nuestra levadura casera para hacer pizza, panes o lo que más necesitemos.

¿Cómo se conserva la levadura casera?

Si la masa madre natural se va a utilizar todos los días no es necesario conservarla en la heladera. En este caso dejándola a temperatura ambiente se mantiene.

Sin embargo, si sólo se va a utilizar cada varios días, hay que guardarla en frío y tapada. Hay que tener en cuenta que cuando se vaya a utilizar se debe sacar de la heladera y dejar que tome temperatura ambiente para despertar a las levaduras y bacterias.

De hecho, cada vez que se utilice hay que añadir harina de fuerza y agua, en partes iguales para restituir su volumen inicial. Remover y dejar por unas horas a temperatura ambiente. Cuando se note que la levadura casera se reactivó, tapar el recipiente y guardarla en la heladera.