Saltar al contenido

Cómo bendecirte para alejar las energías negativas

Aunque nos parezca algo difícil, realmente podemos bendecirnos a nosotros mismos si en verdad tenemos fe en lo que estamos haciendo.

Ciertamente, hay poder en creer que con la fe se puede realizar una limpieza espiritual, también alejar las malas energías y hasta que se beneficie alguien con problemas de salud.

Cómo bendecirte para alejar las energías negativas

Lógicamente, se requiere mucha fe para realizar esto y tomar muy en serio este ritual sanador y liberador de las malas vibras.

¡Te invitamos a ver este video de nuestro canal! ¡No te lo pierdas! 

Lo importante es saber bien que es una bendición, veamos a continuación:

¿Qué es una bendición?

La bendición o el término “Benzer”, significa “hacer bendito” o dicho en otras palabras, se trata de un ritual muy antiguo que se ha realizado en varias culturas para atraer bendiciones, sanar y limpiar el espíritu.

Precisamente, la bendición es procedente de una persona de mucha fe que conoce el poder de las oraciones y mantras para cada tipo de bendición.

Justamente, estas oraciones hablan de bendiciones, iluminación, limpieza espiritual y física. El ritual termina con una oración, ya sea el Padre Nuestro o el Ave María, sin duda es un acto de fe y se debe realizar de forma gratuita.

Cuando de bendición se trata, tiene que ver con la caridad y sin fines de lucro, sin esperar nada a cambio.

Cómo bendecirte a ti mismo

En caso de no encontrar a una persona idónea que haga bendiciones, sin embargo si nosotros mismos somos personas de mucha fe, se puede realizar una auto-bendición.

A continuación veamos como lograr el resultado anhelado de elevar la espiritualidad y la buena energía para la vida:

Elegir una ubicación apropiada

Obviamente, esto es un momento especial que requiere de estar concentrados en un ambiente tranquilo y ameno, donde nada ni nadie interrumpa este ritual. Preferentemente, debe haber una silla para que podamos sentarnos y estar enfocados en nuestra petición.

Hojas de laurel y rama de ruda

Sencillamente tomamos 3 hojas de laurel, secas o frescas, las dejamos con nosotros para que pueda mejorar la energía del ambiente. También es fundamental una rama de ruda y tenerla en el regazo mientras realizamos la bendición.

Te recomendamos: Limpiar la casa con ruda romero y laurel

Ropa blanca

La ropa blanca o de un tono claro es lo más adecuado, por que ayuda a crear un ambiente más tranquilo y pacifico. Además, el banco es el color de los espíritus de la luz.

Oración de gratitud

Siempre la gratitud es el mejor comienzo de una oración, de hecho hay que expresar agradecimiento por las bendiciones que ya tenemos en nuestra vida.

Aunque nos estemos enfrentando a situaciones difíciles, siempre hay buenos motivos para estar agradecidos y hay que decirlo. Al orar podemos utilizar nuestras propias palabras y hablar con fe, no hay oraciones especificas.

Debemos hacer la bendición

  1. Para empezar, hay que sentarse en la silla para relajarse y respirar profundamente, además tomamos 3 hojas de laurel en la mano derecha.
  2. También podemos cerrar los ojos, enfocarnos y visualizar en el centro de la frente, un punto de luz plateada y un punto de luz verde en el corazón.
  3. Por ejemplo, tomamos una hoja de laurel y la colocamos en la frente, sobre ese punto de luz plateada imaginada. Pensemos en la siguiente oración:  “Conecto mi mente con la de Dios. Me conecto con Su sabiduría. Soy Su sabiduría para el bien mayor”.
  4. Después, tomamos la segunda hoja y colocamos sobre el pecho ene se punto de luz verde, pensemos:  “Conecto mi corazón con el suyo. Conecto mi amor con el de Dios. Soy el amor de Dios para bien . ”
  5. Finalmente, tomamos la tercera hoja en las manos para orar e imaginarnos las luces en todo el cuerpo unido en las manos. Y pensemos:  “Entrego la fuerza de la verdad del alma. Entrego la mayor energía. Me entrego a la curación de la naturaleza”. 
  6. Continuamos manteniendo la concentración por un minuto y despertamos, hasta podemos terminar rezando un Padre Nuestro o un Ave María.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.