Cheesecake de frambuesa: la receta fresca y deliciosa para un postre sin horno

Cheesecake de frambuesa: la receta fresca y deliciosa para un postre sin horno

El cheesecake es uno de esos postres que nunca pasa de moda. Su combinación de sabores y texturas lo hace irresistible.

Y si a eso le sumamos frambuesas, obtenemos un postre perfecto para cualquier ocasión.

Te recomendamos: Cheesecake de coco y piña, postre de los dioses, hazlo así

Esta receta te guiará paso a paso para preparar un delicioso cheesecake de frambuesa sin la necesidad de encender el horno.

Ingredientes

Para la base:

  • Galletas: 220 gr
  • Mantequilla derretida: 90 gr

Para la crema:

  • Mascarpone: 400 gr
  • Queso crema: 100 gr
  • Leche: 100 gr
  • Azúcar: 100 gr
  • Gelatina en hojas: 6 gr

Para el relleno de frambuesa:

  • Frambuesas: 200 gr
  • Azúcar: 80 gr
  • Almidón (Maicena): 1 cucharada

Preparación

  1. Tritura las galletas hasta convertirlas en polvo en una licuadora.
  2. Añade la mantequilla derretida a las galletas trituradas y mezcla bien.
  3. Presiona la mezcla de galletas y mantequilla en el fondo de un molde desmontable de 20 cm de diámetro, cubierto con papel de horno. Refrigera por 30 minutos.
  4. En un bol grande, combina el mascarpone y el queso crema.
  5. Calienta la leche con el azúcar hasta que este último se disuelva completamente. Agrega la gelatina previamente hidratada en agua y bien escurrida. Deja enfriar.
  6. Bate la mezcla de quesos hasta que estén bien integrados.
  7. Agrega poco a poco la leche azucarada a la mezcla de quesos, mientras continúas batiendo.
  8. Una vez que obtengas una crema suave y homogénea, distribúyela sobre la base de galletas.
  9. Refrigera la tarta durante aproximadamente 6 horas.
  10. Antes de desmoldar el cheesecake, prepara el topping de frambuesa. En una cacerola, combina las frambuesas con el azúcar y el almidón. Cocina hasta que las frambuesas estén tiernas, pero aún mantengan su forma.
  11. Deja enfriar la mezcla de frambuesas.
  12. Desmolda el cheesecake y cubre la superficie con la compota de frambuesas.
  13. Refrigera por al menos 1 hora adicional.
  14. Luego, corta en porciones y ¡disfruta!

Conservación:

El cheesecake de frambuesa puede conservarse en el refrigerador en un recipiente hermético por 2-3 días.

Si prefieres, también puedes congelarlo, ya sea entero o por porciones, durante 1 mes. ¡Buen provecho!

Deja un comentario