Budín de mandarina con galletas María y crema – tan delicioso y tan suave que desaparece en tu boca

Sumérgete en la frescura y el sabor cítrico del budín de mandarina, donde la suavidad se encuentra con la indulgencia en cada bocado. Esta deliciosa receta combina la dulzura natural de las mandarinas con la textura crujiente de las galletas María y la cremosidad de la crema, creando una experiencia verdaderamente celestial para el paladar.

Tan fácil de hacer como delicioso de disfrutar, este budín es el postre perfecto para cualquier ocasión. Prepárate para experimentar una explosión de sabor que desaparecerá en tu boca dejando solo el deseo de más.

¡No podrás resistirte a este capricho irresistible!

Ingredientes

  • 1 2 Galletas tipo María
  • 1 lt de Leche
  • 8 cdas de Azúcar
  •  2 sobres de Flan de mandarina
  • 1 cda de Maicena
  • 2 Yemas de huevo
  • 1 pote de Crema de leche (200 ml9
  • Caramelo liquido
  • 7 Galletas María (adicional para decorar)

Preparación

Paso 1: Para empezar, en una cacerola se vierte la leche y añade las galletas. Lleva la mezcla a ebullición.

Paso 2: Mientras tanto, en un bowl aparte, mezcla el azúcar, los sobres del flan de mandarina y la maicena.

Paso 3: Agrega las yemas y la crema al bowl y mezcla hasta obtener una combinación uniforme.

Paso 4: Cuando la leche y las galletas empiecen a hervir, añade la mezcla preparada anteriormente. Remueve constantemente con un batidor o una cuchara de madera hasta que la mezcla vuelva a hervir y espese, y las galletas se hayan deshecho por completo.

Paso 5: Retira la cacerola del calor.

Paso 6: Vierte la mezcla en un molde chimenea previamente caramelizado con caramelo. Coloca las galletas María enteras sobre la mezcla caliente de budín.

Paso 7: Deja que el budín se enfríe a temperatura ambiente y luego refrigéralo durante varias horas hasta que solidifique.

Paso 8: Al momento de servir, desmolda el budín y sírvelo solo o decorado según tu gusto.

¡Disfruta de esta exquisita receta!

CONSEJOS:

Galletas adecuadas: Utiliza galletas María de buena calidad para obtener mejores resultados. Asegúrate de que estén frescas para que se integren bien en el budín.

Mezcla homogénea: Al mezclar los ingredientes secos en el bowl, asegúrate de que estén bien combinados antes de agregar las yemas y la crema. Esto evitará la formación de grumos en el budín.

Remover constantemente: Durante el proceso de cocción, remueve constantemente la mezcla para evitar que se pegue en el fondo y se formen grumos. Un batidor de mano o una cuchara de madera son herramientas útiles para esto.

Enfriamiento adecuado: Deja que el budín se enfríe a temperatura ambiente antes de refrigerarlo. Esto permitirá que se solidifique correctamente y mantenga su forma al desmoldarlo.

Tiempo de refrigeración: Es importante refrigerar el budín durante varias horas, o incluso mejor, durante toda la noche, para asegurarse de que esté completamente firme antes de servirlo.

Decoración creativa: Si deseas añadir un toque adicional, puedes decorar el budín con rodajas de mandarina, ralladura de chocolate o incluso crema batida antes de servirlo.

También te sugerimos: Postre sencillo delicioso sin horno y con mandarinas