Saltar al contenido

Bizcochuelo borracho (bien casero y simple) para innovar en cualquier momento

Exquisito bizcochuelo borracho, bien caserito, esponjoso y súper delicioso, para acompañar un rico desayuno o la merienda.

Se trata de una receta innovadora para lograr una textura más húmeda, a diferencia del bizcochuelo tradicional, que tiende a ser más seco.

En realidad podemos disfrutarlo en cualquier momento del día junto a un delicioso café, una receta que solo requiere de tiempo para lograr el objetivo.

Veamos a continuación los ingredientes básicos y el paso a paso de toda su elaboración:

Ingredientes

Para la masa:

  • 150 gr. de Azúcar
  • 4 Huevos
  • 200 gr. de Harina Leudante

Para el almíbar:

  • 1/2 vaso de Vino dulce
  • 100 ml. de Agua
  • 200 gr. de Azúcar

Preparación para hacer Bizcochuelo borracho

Elaborar el bizcochuelo:

  • Ante todo, pre-calentamos el horno a 180º C.
  • Luego comenzamos a batir los huevos en un bowl  amplio y vamos añadiendo el azúcar, pero sin dejar de batir.
  • Seguidamente vamos incorporando de a poco la harina sin dejar de batir, después batimos enérgicamente hasta lograr una mezcla homogénea.
  • Mientras tanto, elegimos un molde adecuado, que podría ser cuadrado o rectangular. Le esparcimos un chorrito de aceite por todos sus lados y enharinamos.
  • Paso siguiente, vertemos la preparación en el molde.
  • Finalmente, lo llevamos a horno moderado durante unos 40 minutos aproximadamente para que reciba cocción.
  • Cuando haya finalizado el tiempo de cocción, nos aseguramos de que este bien cocido en su interior con un cuchillo o palillo, hasta que salga seco.
  • Lo retiramos del horno y lo dejamos enfriar a temperatura ambiente, reservamos.

Preparación del almíbar: 

  • Comenzamos poniendo en una olla pequeña el agua y el azúcar a fuego moderado, lo dejaremos allí hasta hervir.
  • Mientras tanto, vamos removiendo durante algunos minutos hasta que se caliente bien y lo dejamos hervir durante algunos minutos más.
  • Para terminar, lo retiramos del fuego y le añadimos el vino.

Desmoldar el bizcochuelo:

  • Ahora es el momento de cortar la parte superior del bizcochuelo con un cuchillo grande preferentemente y el resto lo cortaremos en cuadrados iguales o como más nos guste, la idea es que sean porciones parejas.
  • Seguidamente podemos rociar las porciones de bizcochuelo con almíbar y dejar reposar durante unos 10 minutos, la idea es que se impregnen del dulce sabor del almíbar.
  • Finalmente, se pasan a un plato grande o bandeja para servir.
  • También se puede decorar con chocolate de cobertura, ralladura de una naranja o inclusive limón, le aportan mucho sabor frutal.
  • Se trata de una receta libre para agregarle todo lo que nos guste y a nuestros invitados, especialmente si hay niños.
  • ¡Listo para servir y disfrutar de esta delicia casera y húmeda, irresistible Bizcochuelo borracho!

Recomendaciones:

  • Como sabemos bien para asegurarnos de si el bizcocho está en su punto de horneado, hay que introducir la punta de un cuchillo en él y que este salga limpio.
  • Siempre es una excelente idea darle nuestro toque personal al bizcocho empleando el licor que más nos guste, sin duda. Entre algunas opciones, podríamos usar wisky, licor de café, de avellanas, etc. Siempre teniendo presente si hay niños en la casa.
  • Recordemos que el ron siempre aporta más jugosidad al bizcochuelo, pero eso es algo que los padres decidirán al haber chicos, los que consumirán.