Saltar al contenido

14 discos clave para empezar a escuchar folklore

Seguramente escuchamos alguna vez, “que el folklore es el saber de los pueblos”. De hecho, su aroma impregna en todos los movimientos de la música argentina, vale decir desde el rock hasta el jazz.

Sin embargo, uno de los máximos referentes de la música nacional Atahualpa Yupanqui, declaró una gran verdad con respecto al desconocimiento que muchos tienen sobre el folklore: “Nadie ama lo que no conoce”.

Debemos reconocer que el folklore es una música con una vitalidad y fuerza cotidiana, que claramente se va transformando con el paso del tiempo. Obviamente tiene sus creadores originales y sus vanguardistas.

Uno de ellos, que cambiaron la historia de la música argentina es Mercedes Sosa. Por eso, a continuación recorramos este camino de la música folclórica que nos permitirán conocer y escuchar el folklore popular a través de estos discos:

Atahualpa Yupanqui: Buenas noches, compatriotas (1983)

Atahualpa fue el primer cancionista de la música argentina y un traductor perfecto de la sabiduría popular del hombre y de la mujer de campo, ciertamente esto le permitió contar y ponerle música a un repertorio de 1200 obras.

Ente ellas, las milongas, zambas, chacareras, coplas, vidalas y otras canciones inolvidables. Precisamente el álbum grabado en vivo en 1983, es un preciado documento artístico. Un listado de temas resumen la grandeza de su arte y su permanencia en el folklore argentino.

Seguramente recordamos como Yupanqui hizo cantar en los 60 a los “Abuelos de la nada” su hit de “Luna tucumana” y hasta los rockeros en los 90, cuando cantaron “El Arriero” en la versión de Divididos.

Mercedes Sosa: Canciones con fundamento (1959)

Mercedes Sosa, logró con su disco debut, poner el fundamento para el lanzamiento del Nuevo Cancionero y un repertorio de corte social que influiría en toda América latina.

Todo lo que vendría después en términos de postura, identidad y la mirada política, se encuentra en este disco.

La artista aparece en su estado de pureza interpretativa, acompañada por el guitarrista Oscar Matus (su marido) y el poeta Armando Tejada Gómez. Cinco composiciones de esa dupla creativa están incluidas en este álbum, junto a otras gemas del folklore argentino como “Chacarera del 55”, de los Hermanos Núñez, que relataba la bohemia tucumana, y tres temas clásicos del poeta misionero Ramón Ayala.

Dúo Salteño y Cuchi Leguizamón – El canto de Salta (1971)

Sin duda alguna, las voces del Chacho Echenique y Patricio Jiménez fueron fundamentales para la invención modernista del pianista, arreglador y compositor salteño Gustavo “Cuchi” Leguizamón.

El arreglo de las voces , su trabajo melódico y armónico, es una delicia para los oídos de todos los géneros y transportan a esa cotidianidad de los cerros de la salta de los 70.

Justamente en este registro, una de las pocas veces que se puede escuchar al Dúo Salteño y al Cuchi en piano juntos, aparecen muchas de las canciones que entraron en el inconsciente colectivo de los argentinos, muchas veces incluso sin saber que son de Leguizamón.

Adolfo Ábalos: El piano de Adolfo Ábalos (2003)


El pianista santiagueño, de los legendarios Hermanos Ábalos, fueron quienes enseñaron a bailar folklore a todo el país en los 50 y 60. Fue quien grabó este disco con piezas históricas del grupo que es una joya de perfección y sensibilidad instrumental.

En este disco grabado fue cuando estaba semi retirado, el compositor repasa clásicos como “Nostalgias santiagueñas” y “Agitando pañuelos”, donde queda reflejada su manera de tocar, sentir y expresar.

Ariel Ramírez y Jaime Torres: Con piano y charango (1969)

El pianista Ariel Ramírez dio inicio a una serie de discos consagratorios a grandes artistas a su alrededor, precisamente eso sentaría las bases para su obra cumbre: La misa criolla.

En la década de los 60, ocurrió la explosión folclórica donde la clase media porteña disfrutó este disco notable y con un repertorio norteño. En este trabajo brillaba la interpretación de Ariel Ramírez y Jaime Torres en un estado pleno de gracia.

Manolo Juárez: Antología (2015)


Juárez es un artista clave de la proyección folklórica de los 70, recibiendo la influencia de una época de los grupos de jazz rock como es el caso de Weather Report.

En estos discos, el pianista rompía los limites coreográficos de una música de raíz pensada para el baile. Pero también había un manifiesto político en esa idea de libertad musical frente a la dictadura.

Transmisión Huaucke: Santiagueños (1987)


Fue el dúo de Peteco Carabajal y Jacinto Piedra, que tiene solo un disco y este marcó a fuego la generación joven de Santiago del Estero.

De esta manera, se rompió el molde de la tradición de la provincia. Ya que fue la primera vez que aparece el “aire de chacarera”, tratándose de una formato de canción libre.

También apareció la figura rockera de Jacinto Piedra, que se convirtió en leyenda a partir su muerte en un accidente en 1991. Los hits escritos por Peteco Carabajal provocaron una conexión único con el público joven que había abandonado el folklore.

Además reúne los populares himnos como las zambas “Perfume de carnaval” y “Como pájaros en el aire”, al lado de canciones sociales como “Te voy a contar un sueño” o temas que rescatan leyendas populares como “Hermano kakuy”.

Teresa Parodi y Ramona Galarza: Correntinas (1993)

Teresa Parodi es la gran cantautora de la música argentina, cuenta con una extensa producción que no baja su nivel a lo largo de los años.

Su capacidad para componer es notablemente productiva al igual que Andrés Calamaro en el género del rock, su lenguaje popular lo mantienen como un referente desde los años 80. Año en el que apareció como parte del movimiento de la Nueva Canción Correntina junto autores como Antonio Tarragó Ros y musicalizando a poetas como Fernando Madariaga.

Isaco Abitbol: 20 Super éxitos originales (2014)


Los 20 éxitos originales fueron un compilado que sirvió para recorrer el historial de uno de los grandes pioneros del chamamé y uno de los que convirtieron el género en consumo de masas en la década del 50, razón por el cual se formó con el acordeonista Ernesto Montiel el célebre Cuarteto Santa Ana.

Raúl Barboza: Dos orillas (2007)


Dentro de la música del litoral, la aparición de Raúl Barboza marcó un antes y un después, como lo hizo Astor Piazzolla en el tango. Tal es así, que el tema “Tren expreso” influyó en varias generaciones a la hora de tocar y componer nueva música para el acordeón.

Músicos Populares Argentinos: Lo mejor de MPA (2000)


Ciertamente fue una agrupación clave de los 80, que irrumpió con un nuevo sonido, incursionando en las nuevas tecnologías, utilizando teclados, guitarras eléctricas, bajo y batería, algo que casi nadie lo hacía dentro del folklore.

León Gieco: De Ushuaia a La Quiaca Vol. 2 (1986)


Hace más de dos décadas, León Gieco y el productor Gustavo Santaolalla se embarcaron en un ambicioso proyecto para grabar a iconos del folclore en sus lugares de origen.

Raúl Carnota: Entre la ciudad y el campo (1987)


Mercedes Sosa lo presentó en sociedad cuando grabó uno de sus grandes temas, “Grito santiagueño”. Desde entonces, el cantante, músico y compositor nacido en Mar del Plata y criado en Almagro se convirtió en uno de los referentes de la renovación autoral.

Además Carnota influyó a toda una generación de músicos, el tema “Pecado de juventud”, uno de los grandes tracks del disco.

Liliana Herrero: Litoral (2005)


Un álbum doble, donde la cantante entrerriana Liliana Herrero recorre su propio Litoral y donde fluyen los recuerdos de la infancia en Villaguay, la poesía de “Juanele” Ortiz y las canciones de autores de la región litoral como Ramón Ayala, Chacho Müller, Osiris Rodríguez Castillos, Coqui Ortiz y hasta Fito Páez.

Fuente e idea: Silencio.com.ar