fbpx Saltar al contenido

Tarta de calabaza y ricota

En esta ocasión la verdura estrella para esta sencilla receta sera el zapallo anco o calabacita amarilla se lo llama así según la zona.

Siempre te decimos que para que una receta salga bien, los ingredientes que utilicemos deben ser de calidad, por ello es de suma importancia que a la hora de comprar la calabaza tengas en cuenta los siguientes detalles que te pasaremos a continuación.

De seguro te ha pasado comprar una calabaza dulce y otra que no, ¿cúal será la diferencia?

Pues te cuento que existe el zapallo anco común y el zapallo anco batata. Este último es el que es un poco más dulce que el criollo, su aspecto es similar pero con la pequeña diferencia que tiene como unas vetas verdes por fuera, de seguro que ya lo has visto.

Muchos lo venden como igual por ello si prestas atención, podrás tener ese zapallo dulce tan deseado por todos.

Por eso si te gusta lo agridulce, te aconsejamos que utilices el anco batata y si no el otro también resulta muy rico.

Otro detalle que tengo en cuenta a la hora de elegirlos es optar por aquellos que no sean muy panzones ya que esto indica que tiene mucha semilla, elijo los que son más rectos y con el cabito bien seco.

Ahora te pregunto a vos, ¿qué tenés en cuenta a la hora de elegirlos? Contándome nos beneficiaremos mutuamente.

No dudes en comentar y en compartir esta sencilla receta.

Ingredientes

2 Tapas de tarta (opcional casera)

1 Paquete ricota magra

250 gr Jamón cocido

1 Huevo

300 g de Mozzarella

Puré de zapallo calabaza c/n

Preparación

Comenzamos pelando y cortando la calabaza, ponemos en una olla con abundante agua y un caldito de verdura para que tenga más sabor.

Muchas veces para que la calabaza tenga un gustito especial, la corto cubitos pequeños y en vez de hacerlos hervidos, los hago salteados en en la sarten o en el horno. Eso es a gusto.

Si hemos hecho el zapallo hervido, debemos asegurarnos de escurrirlos bien, de otra forma el relleno nos va a quedar muy aguachento.

Por otro lado vamos a poner la ricota en un recipiente junto con el jamón cortado en tiras y le agregamos un huevo. Mezclamos bien y condimentamos.

Comenzamos a armar la tarta, colocamos una de las tapas sobre la tartera ya aceitada y volcamos sobre ella un poco de la mezcla que hicimos con la ricota. Esparcimos bien, esta será la base.

Por arriba ponemos el zapallo y por encima le ponemos una buena capa de queso mozarrella.

Cubrimos con la otra tapa y hacemos un lindo repulgue, pincelamos con huevo.

Llevamos al horno hasta que este doradita y dejamos enfriar, no seamos ansiosas y dejemos enfriar como corresponde si no al cortarla se nos saldrá todo el relleno.

¡A disfrutarla!