fbpx Saltar al contenido

Gancia casero

El calor nos sofoca y las noches se hacen largas, disfrutando del placer de sentir un poco de alivio cuando cae el sol, acompañamos este momento con un rico Gancia batido. Lo reconocemos…¡amamos el Gancia!

Aperitivo rico si los hay, este sirve para preparar infinidad de tragos y refrescarnos deleitándonos con su rico sabor. Y ¡qué mejor si lo hacemos nosotros mismos!

El Gancia es una bebida muy refrescante, su combinación con otras frutas , jugos y gaseosas lo hacen inigualable.

Obviamente que al hacerlos nosostros y al no tener ninguna clase de procesamiento, quedará un poco más turbio por decirlo de alguna manera, sin embargo el sabor será casi el mismo.

Aprovecha estos días para hacerlo que todavía falta para que termine el verano.

Ingredientes

-500 ml de Alcohol

-3 l de Agua mineral

-1 Pomelo amarillo

-1 Limón grande

-1 Naranja

-1 kg de Azúcar refinada

-2 Ramitas de Romero

-5 Clavos de olor

-Damajuana de vidrio o algún recipiente parecido

-Filtro para café

Preparación

Comenzamos lavando bien las frutas, debemos quitar toda clase de residuo que pueda llegar a tener la cáscara. Siempre es mejor utilizar frutas orgánicas cuando se va a utilizar la fruta con cáscara pero debo reconocer que se hace un poco complicado el conseguirlas.

Por ello muchas personas optan por recurrir a otros métodos de limpieza, como por ejemplo el dejar reposar la fruta en vinagre y limón. La combinación de estos poderosos bactericidas son muy efectivos para eliminar bacterias y cualquier clase de agroquímicos que pueda llegar a tener.

Ahora que tenemos limpia la fruta vamos a cortarlas en tiritas, tratando de cortarlas de manera que puedan entrar por la boca de la damajuana.

Una vez que hemos puesto la fruta en el recipiente, añadimos el alcohol y el agua. Tapamos con un corcho y agitamos bien.

Destapamos y agregamos el azúcar, el clavo de olor y las ramitas de romero. Tapamos definitivamente.

Debemos dejar macerar por unos 30 a 40 días y guardarla en un lugar que se mantenga fresco y oscuro.

Tratemos siempre de darle una agitada a la damajuana como mínimo una vez por semana.

Transcurrido ese tiempo, vamos a filtrar el líquido para retirar las cáscaras y los demás ingredientes. Cuanto más lo filtremos antes de ponerlo en la botella mejor.

Luego pasamos a las botellas, mucho frío y ¡listo!