Saltar al contenido

Serranías del Hornocal, un paraíso oculto en la Quebrada de Humahuaca

Un paraíso oculto en medio de la Quebrada de Humahuaca, ciertamente es una de las maravillas de la naturaleza poco conocida pero no por eso menos importante.

De hecho, forman parte de las postales de la provincia de Jujuy. Muy cerquita del Cerro Siete Colores en Pumamarca.

Curiosamente la mayoría de los turistas y viajeros se marchan de la quebrada sin conocer las Serranías del Hornocal, la realidad es que empalidecen a los cerros mencionados anteriormente por la altura y el ancho de sus vetas de colores.

Se encuentra sobre la ladera completa de un cordón montañoso, desde el pie hasta la cima, ciertamente se caracteriza por ser una de las maravillas del norte.

Serranías del Hornocal

Las Serranías del Hornocal, se encuentran a 25 kilómetros de la ciudad de Humahuaca. Más precisamente a 4761 metros sobre el nivel del mar y no son muy conocidas.

Estas serranías son parte de una colorida formación calcárea llamada Yacoraite, es decir vetas superpuestas de distintos colores que se extiende en linea desde Perú. Continua bajando por Bolivia y la Quebrada de Humahuaca, y terminando en la provincia de Salta.

¿Cómo llegar a este bello lugar?

El camino es angosto de ripio y además es inaccesible para los micros de turismo, pero si es posible llegar con un auto común.

Una imponente masa rocosa de miles de colores llamada Serranías de Hornocal, lleva a experimentar a los visitantes una experiencia única de sensaciones.

Sin embargo, son pocos los turistas que pueden llegar hasta este lugar tan encantador. Su dimensión, la cantidad de colores y su forma de picos en “U”, una simetría perfecta que atrapan a los ojos de los que la visitan.

Para llegar sin dificultades se sale de Humahuaca, se debe cruzar el río Grande por el puente cercano a la terminal de ómnibus. Después se toma desde ahí la ruta provincial 73, y dirigirse hacia Santa Ana.

El recorrido desde ahí se debe recorrer aproximadamente 25 kilómetros hasta llegar al llano, desde allí se puede observar la serranía en todo su esplendor.

Recomendaciones:

  • Se aconseja transitar despacio por el ripio y tener en cuenta que el ascenso es constante y se llega hasta los 4.200 metros de altura, se debe transitar con sumo cuidado.
  • Además se recomienda ir haciendo algunas paradas en el camino para poder aclimatarse a la altura y así evitar los mareos y malestares que son comunes en este tipo de recorrido.
  • También se sugiere programar la excursión para llegar a la tarde, es especial porque el sol se encargará de destacar los colores sobre la ladera montañosa y quienes lo contemplan quedan maravillados.

Fuente: Tripin.travel