Saltar al contenido

¿Por qué nos gusta el olor a tierra mojada?

El olor o el aroma a la tierra mojada, es algo que nos despierta a todos sin importar la edad que tengamos, de hecho los aromas y los perfumes nos evoca a momentos memorables vividos.

Increíblemente nos llega a lo más profundo de nuestro ser los olores y los aromas, la razón se debe a que despiertan a la memoria las vivencias. Además, de conectar a las personas a las distintas sensaciones y sentidos.

Es interesante observar como lo explica de manera tan clara y profunda la perfumista y experta en té, Inés Berton. Es la autora de una nueva columna de Historias de té en Radio Mitre, se la entrevisto en la emisora misma para que hablara sobre los aromas y los perfumes.

Explicó de una manera sencilla pero sublime de como impacta en las personas los olores, lo expresó de la siguiente manera:

“Hay perfumes que suelen gustar mucho como los jazmines, las rosas y el café…lo mismo sucede con una exquisita taza de té, la canela, el jengibre, el anís, un olor dulce que despierta los sentidos”…

Sin embargo, la perfumista Berton continuo hablando sobre el rey de los aromas al que ella lo pone por encima de otros. Una maravillosa descripción hace sobre el olor que más le gusta:

El rey de los olores

“El aroma del comienzo de todas las cosas: la geosmina, palabra griega que significa aroma a tierra mojada“.

Muchos concordamos con que el aroma a tierra mojada, nos transporta al campo, la libertad y la verdadera frescura. Pero quizás nos preguntemos:

¿Por qué nos gusta el olor a tierra mojada?

Un aroma muy peculiar e inolvidable, que se compone de petricor siendo más fresco y suave, emana fundamentalmente de las piedras.

Es ese olor a tierra mojada que apreciamos cuando viene una tormenta donde aflora desde el suelo después de la lluvia, es una sustancia química producida por bacterias que están en la tierra. La geosmina es liberada por las esporas de esas bacterias cuando llueve.

La geosmina, es más fuerte y presenta un vaho mohoso, que es proveniente de las plantas y la tierra húmeda. Con respecto a esto, la fundadora de Tealosophy, señaló lo que dicen los científicos:

“Los científicos creen que nuestro gusto por el olor a tierra mojada es una herencia de nuestros ancestros, para quienes la lluvia siempre ha sido fuente de vida y sinónimo de supervivencia”.

Ciertamente es así, el olor a la lluvia es una mezcla de losa romas del ozono, la geosmina y el petricor. Una combinación especial, suave y seductoramente primitiva.

La experta en perfumes y aromas nos invita a hacer los siguiente:

“Cerrar los ojos y sentir la lluvia, porque siempre que llovió, paro. Precisamente es el momento justo en que nace ese olor penetrante y único.”