Saltar al contenido

Mermelada de zanahoria y jengibre

Cada vez más personas se inclinan hacia la cocina y especialmente en cuarentena, muchos descubren recetas interesantes y deliciosas para elaborar en casa.

Y una de ellas son las mermeladas de diferentes sabores, sin duda una de las primeras recetas que podemos aprender a hacer. Inclusive los chicos puede ayudar en estas preparaciones frutales y divertidas.

Además si hacemos un correcto envasado al vacío, se puede conservar durante algunos meses fuera de la heladera. En este caso es sumamente importante añadir etiquetas en los envases con fecha de elaboración y el ingrediente principal con la que está hecha.

A continuación una exquisita receta para preparar Mermelada de zanahoria y jengibre, un dulce muy rico, fácil de hacer y saludable.

Observemos los ingredientes que se alistan y el paso a paso de toda su preparación:

Ingredientes

  • 500 gr. de Zanahoria
  • Jengibre fresco
  • 250 gr. de Azúcar
  • 1 ramita de Canela
  • 3 Clavos de olor
  • 200 ml de Agua mineral

Preparación

  • En primer lugar, pelamos las zanahorias y las cortamos en rodajas.
  • Luego seguimos con el jengibre, lo rallamos hasta lograr una medida equivalente a una cucharada sopera.
  • Por otra parte, en una cacerola ponemos a hervir el agua con los clavos de olor, la ramita de canela y el azúcar a fuego medio.
  • Una vez incorporada el azúcar en el agua para que se disuelva, vamos a dejar que llegue a hervir durante algunos minutos a fuego moderado.
  • Seguidamente añadimos las zanahorias y la cucharada de jengibre rallado, tapamos la cacerola y dejamos hervir durante unos 25 minutos aproximadamente pero siempre a fuego medio.
  • Cuando finalice el tiempo de cocción, batimos las zanahorias hasta lograr una pasta consistente y firme.
  • Ahora llegó el momento de rellenar los frascos con la mermelada casera, pero nos falta ponerlos a baño María durante unos 12 minutos para que hagan el vació.
  • De esta manera, estará listo para untar del mismo frasco de mermelada en la mesa de un rico desayuno o la merienda.

Recomendaciones:

  • Para comprobar si la mermelada está en su punto justo, podemos pasar una espátula por la mermelada, si está pasa por encima de la cuchara formando una capa fina y líquida, entonces es necesario un poco más de cocción. El punto será cuando de la espátula caiga una gota gruesa que se desliza pero pesadamente.
  • Recordemos etiquetar los envases de mermelada debidamente cerrados, con la fecha de elaboración y el ingrediente principal de lo que está hecho.
  • Otra sugerencia es conservar los frascos de mermelada en lugares frescos y secos.