Saltar al contenido

Leyenda del Zorzal Colorado

El Zorzal Colorado es una de las aves más abundantes que podemos ver en los parques y jardines de los alrededores de Buenos Aires, pero además es muy frecuente en otras partes del país, y se caracteriza por ser muy terrícola que se desplaza dando saltitos y cortas carreritas. Además por ser sedentaria rara vez se aleja de su territorio, por esa razón podemos contar con su infaltable y bello canto cada amanecer y al anochecer.

Su canto de extraordinaria armonía que generalmente está a cargo de los machos, se relaciona con el llamado a la pareja. De hecho, hay una historia de amor o leyenda detrás de esta interesante ave.

La Leyenda del Zorzal Colorado

Según relatan los guaraníes, el “Zorzal” era un hombre joven que amaba a “Agüaí”. La misma naturaleza era testigo de este gran amor, el río, los montes, las aves, las plantaciones y sus flores, todo alrededor daban fe de este amor infinito.

Zorzal era un excelente cazador, de hecho conocía todos los secretos de la selva. Después de dedicarse a la caza, por las tardes paseaba con su amada y con su flauta dulce le hacia canción. Así pasaban los días y disfrutaban de su amor, pero lamentablemente no todos estaban conformes con esta relación y sucede algo inesperado.

El hechicero descontento convence al Cacique, alegando que vendrían desgracias al pueblo por culpa de aquel amor. Sin dudarlo agarran al joven guerrero y lo atan a un árbol, de inmediato comienzan las flechas que cayeron sobre el pecho de Zorzal y partiendo su corazón cae muerto.

Tristemente su pecho se tiño de rojo y su flauta cayó a la tierra, dejando en desconsuelo a la joven enamorada del guerrero. Sin embargo, al amanecer del día siguiente llega al lugar Agüaí, precisamente en el árbol donde lo ataron y le pusieron fin a su vida.

Pero para sorpresa de “Agüaí” se encuentra en el mismo árbol un ave que tenía su pecho rojo teñido en sangre y un sonido de flauta, como el canto de amor del joven guerrero. Entonces comprendió lo que hizo Tupa, esta Ave de pecho rojo y de dulce canto era su enamorado Zorzal.