La masa de la abuela, para tartas, pasteles y empanadas

Chicos, esta receta de masa brisée de la abuela es sencillamente deliciosa. En cuanto le des un bocado, se te deshará en la boca y saborearás todo el sabor de la masa.

No sólo es absolutamente deliciosa, sino que además el proceso de preparación es bastante fácil. Puedes utilizarla para tartas, pasteles y otros muchos platos.

Te recomendamos: Rosca con crema fácil, como de panadería ¡Espectacular!

Incluso puedes dar tu toque personal a la receta añadiendo a la masa ingredientes como pepitas de chocolate, frutos secos o incluso fruta.

Esta receta es, sin duda, imprescindible, ¡y no te arrepentirás!

Ingredientes

  • Medio kg. de Harina 0000
  • 5 Huevos
  • Una cda. de Sal
  • 250 gr. de Grasa de Cerdo (o Manteca)

Preparación

1- Primero, en un bol coloca de a un huevo cada vez, rompiéndolo siempre primero en un bol aparte para ver si están buenos. Esto es importante para asegurarte de que utilizas huevos de la mejor calidad.

2- Después de un rato, mézclalo todo muy bien y añade la sal y la harina de trigo, mezcla hasta que se incorporen los demás ingredientes. Es esencial mezclar los ingredientes hasta que tengan una textura homogénea.

3-  Añade entonces la grasa de cerdo y remueve con las manos hasta que la masa se una. Esto puede llevar unos minutos, pero garantizará que la masa se mantenga unida.

4- Por último, sólo tienes que utilizar la masa a tu gusto, no es necesario amasarla ni meterla en la nevera antes de utilizarla. Sin embargo, si quieres guardar la masa para utilizarla más tarde, lo mejor es envolverla bien en film transparente y meterla en el frigorífico hasta que vayas a utilizarla. De este modo, la masa se mantendrá fresca y podrás utilizarla para distintas recetas.

¡Y listo, ya tenemos nuestra masa para tartas casera!

Como dijimos anteriormente, la masa es una versión de la brisée que utilizaba la abuela mucho antes de conocerla de esta forma.

Es por eso que se cambia un poco la receta, como por ejemplo utilizando grasa de cerdo en vez de manteca y añadiendo los huevos como un ingrediente extra para darle una textura y sabor diferente. Esto también nos da la opción de preparar otras recetas como empanadas, pasteles y muchas más.