Galletas de la abuela que se deshacen en la boca

Galletas de la abuela que se deshacen en la boca

Descubre la receta de las galletas de la abuela, deliciosas delicias que se deshacen en la boca. Un verdadero placer nostálgico.

Cuando se trata de galletas caseras reconfortantes y llenas de sabor, las galletas de la abuela son insuperables. Estas delicias horneadas nos transportan a nuestra infancia, evocando recuerdos de momentos especiales compartidos con nuestros seres queridos. Las galletas de la abuela son conocidas por su textura suave y delicada que se deshace en la boca, y su sabor reconfortante que nos hace sentir como en casa.

En este artículo, te presentaremos una receta clásica para preparar estas galletas de la abuela, para que puedas disfrutar de su encanto nostálgico y su sabor inigualable. Descubre cómo crear estas pequeñas obras maestras de la repostería y sorprende a tus seres queridos con un bocado dulce y amoroso.

Galletas de la abuela

Ingredientes

  • 2 huevos
  • 125 gramos de azúcar
  • 125 ml de aceite
  • 125 gramos de yogur natural
  • Cáscara de limón (ralladura)
  • 450 gramos de sémola de trigo duro o blando
  • 10 gramos de polvo de hornear (levadura en polvo)
  • Una pizca de sal
  • 200 gramos de azúcar glas (para decorar)

Galletas de la abuela

Preparación

  1. En un recipiente grande, bate los huevos con el azúcar hasta obtener una mezcla espumosa. Añade el aceite, la mermelada y el yogur natural. Mezcla bien hasta que todos los ingredientes estén incorporados.
  2. Agrega la cáscara de limón rallada a la mezcla y revuelve nuevamente para que el sabor cítrico impregne las galletas.
  3. En otro recipiente, combina la sémola de trigo, el polvo de hornear y la pizca de sal. Mezcla los ingredientes secos y luego incorpóralos a la mezcla líquida. Revuelve bien hasta obtener una masa homogénea y suave.
  4. Deja reposar la masa durante 5 minutos para que la sémola se hidrate un poco y la textura de las galletas sea aún más tierna.
  5. Mientras tanto, precalienta el horno a 200 grados Celsius.
  6. Forma pequeñas bolitas de masa del tamaño de una nuez y colócalas en una bandeja para hornear previamente engrasada o forrada con papel de horno. Asegúrate de dejar suficiente espacio entre las galletas, ya que se expandirán durante la cocción.
  7. Hornea las galletas en el horno precalentado a 200 grados Celsius durante aproximadamente 10-15 minutos, o hasta que estén ligeramente doradas en los bordes.
  8. Una vez que las galletas estén listas, retíralas del horno y déjalas enfriar por completo en una rejilla.
  9. Antes de servir, espolvorea generosamente las galletas con azúcar glas para darles un toque dulce y decorativo.

Consejos y posibilidades de personalización

  • Si deseas agregar un toque adicional de sabor, puedes incorporar esencias como vainilla o almendra a la masa de las galletas.
  • Para darle un toque más festivo, puedes decorar las galletas con glaseado de colores o chispas de colores antes de hornearlas.
  • Si prefieres una textura más crujiente en lugar de que se deshagan en la boca, puedes hornear las galletas por unos minutos adicionales hasta que estén ligeramente doradas.

Disfruta de estas galletas de la abuela que se deshacen en la boca, un tesoro dulce que evoca recuerdos y despierta una sensación reconfortante.

Si te ha quedado alguna duda en cuantos a su procedimiento, te invitamos a ver el video el siguiente video: https://www.youtube.com/watch?v=4MOsfH5X0NA

Deja un comentario