Domina el arte del ahorro con el método japonés que te garantiza llegar a fin de mes sin dificultades económicas

El arte del ahorro es una habilidad que muchos desean dominar para lograr una estabilidad financiera y evitar dificultades económicas. Si estás buscando una forma efectiva de gestionar tus finanzas y llegar a fin de mes sin problemas, el método japonés puede ser justo lo que necesitas.

En esta guía, descubriremos cómo dominar este método japonés que ha demostrado ser exitoso para ahorrar dinero de manera sistemática y disciplinada. Exploraremos sus principios fundamentales, como el control del gasto, la priorización de las necesidades y la planificación a largo plazo. Con consejos prácticos y estrategias aplicables en la vida cotidiana, te enseñaremos cómo implementar este método y establecer hábitos de ahorro sólidos.

Prepárate para tomar las riendas de tus finanzas personales y descubrir el camino hacia una mayor estabilidad económica y tranquilidad financiera. ¡Comienza a dominar el arte del ahorro con el método japonés y abre las puertas a un futuro financiero más próspero!

Aplicación del método kakebo

El Kakebo (hablado como kakibo) es un método que se inventó hace más de cien años y ha sido fundamental para ayudar a las personas a cuidar adecuadamente de su dinero. Promete ayudar a ahorrar hasta el 30% del propio salario, sobre todo en Japón. Este sistema es bastante sencillo.

  1. Es esencial tener un diario o cuaderno dedicado al enfoque kakebo. En él, debes guardar todos los justificantes de los pagos. Si pagas sin recibo, anótalo en un papel.
  2. Ante todo, anota en el cuaderno todos los recibos mensuales.
  3. Sigue con los gastos fijos que se producen cada mes, como el alquiler, la comida, las facturas de servicios (electricidad, gas y agua), las cuotas y las afiliaciones al gimnasio, etc.
  4. Todos los gastos y recibos deben clasificarse en cuatro categorías principales: esenciales (gastos domésticos, gastos de transporte, comida y atención médica), culturales (libros, viajes al teatro y visitas al cine), opcionales (artículos de ropa, accesorios más cigarrillos o visitas a restaurantes), así como extras (desembolsos imprevistos como regalos de cumpleaños o gastos de viaje o reparaciones del coche).
  5. Asigna un color a cada categoría.
  6. Por último, pero no por ello menos importante, a final de mes hay que sumar cuánto dinero ha entrado y cuánto se ha gastado.

Además, es un método que va más allá, te invita a analizar tus gastos.

El método kakebo: la clave del ahorro

En una hoja de papel debes anotar las siguientes preguntas y responderlas antes de hacer cualquier compra que no sea necesaria para la supervivencia:

  • ¿Es algo de lo que puedo prescindir?
  • ¿Tengo capacidad económica para comprarlo?
  • ¿Lo voy a utilizar realmente?
  • ¿Hay sitio para ello en mi casa?
  • ¿Cómo me siento emocionalmente en este momento?
  • ¿Cuáles son mis pensamientos al comprar este objeto, y permanecerán estos sentimientos conmigo a lo largo del tiempo?

Este tipo de cuestionamiento nos anima a considerar la importancia de cada compra y si es algo que podemos adquirir sin consecuencias negativas.

Cuando llega el final del mes y es hora de revisar nuestras cuentas financieras, tenemos que evaluar cuánto dinero hemos gastado, en qué y cómo. Para hacerlo con eficacia, es importante responder a cuatro preguntas clave:

  • ¿Cuánto dinero he ahorrado?
  • ¿Cuánto dinero quería ahorrar?
  • ¿Cuánto dinero estoy gastando realmente?
  • ¿Qué cambiaría el próximo mes para mejorar?

La técnica del kakebo ofrece un enfoque manual que nos hace conscientes de nuestros hábitos de gasto y nos anima a considerar cuáles son nuestros objetivos financieros.