Saltar al contenido

Cómo limpiar una plancha: consejos y trucos sencillos

A todos alguna vez nos paso que la plancha se nos ha oxidado o manchado debido a su uso cotidiano, es por eso que algunas veces la ropa se pega y terminamos manchándola.

Por ello queremos contarles, algunas formas de cómo limpiar una plancha y recuperarla sin necesidad de ir a comprar una nueva.

Cómo limpiar una plancha: consejos y trucos sencillos

Lo primero que debemos tener en cuenta es el tipo de hierro con el que trabajaremos, por lo general suele ser acero inoxidable, base de telón o cerámica y antiadherentes, entre otros.

Una vez que sepamos esto, podremos aplicarle el método indicado y teniendo óptimos resultados.

Cómo limpiar una plancha

A continuación les explicaremos cómo se limpia la plancha de una forma fácil y rápida.

7 Maneras de limpiar el hierro

Sal

A las planchas que tienen base de acero inoxidable se les puede aplicar el método del sal.

Para llevar a cabo este remedio casero, debemos poner una olla al fuego con sal y vinagre en partes iguales. Luego debemos retirarla antes de que hierva y con la mezcla en caliente, embeberemos un paño y lo frotaremos en el óxido.

Otra forma es usar sal gruesa poniéndola en un paño, para luego frotar la zona afectada de la plancha caliente. Esto ayudará a eliminar el óxido más fuerte.

Debemos tener en cuenta proteger nuestras manos con guantes para no dañarlas.

Pasta de dientes

Para usar este método colocaremos pasta dental en la zona afectada y la frotaremos con un cepillo con cerdas suaves realizando movimientos circulares.

Esto lo debemos hacer por algunos minutos o hasta que veamos cambios. Una vez realizado eso, retiraremos los restos con un paño limpio. Si no tenemos cepillo podemos optar por utilizar hisopos o paños húmedos.

Puede interesarte: Use pasta de dientes para limpiar el piso: piso limpio y brillante

Vela

Con este truco podremos eliminar hasta las manchas más difíciles que tenga la plancha. Lo único que necesitamos es una vela blanca y la plancha bastante caliente.

Luego frotaremos la vela por la zona afectada durante algunos minutos. Transcurrido el tiempo, volveremos a calentar la plancha con el objetivo de que la cera se derrita y luego limpiaremos el excedente con un paño limpio.

Recordemos que cada vez que tengamos contacto directo con este electrodoméstico, debemos desenchufarlo de la la corriente para mayor seguridad.

Virulana

También podemos optar por frotar y limpiar la zona con virulana y agua. Estemos tranquilos que este tipo de esponja de acero no dañará la base de la plancha.

Jugo de limón

Lo que debemos hacer es formar una pasta con 1 cucharada de jugo de limón y 1 cuchara de bicarbonato de sodio. Una vez hecho esto, aplicaremos la mezcla en la base de la plancha y frotaremos con ayuda de una esponja suave.

Seguidamente dejaremos que la preparación actúe unos minutos y luego retiraremos los restos con un paño húmedo.

Vinagre y bicarbonato

En recipiente mezclaremos 1 cucharada de agua, 2 cucharadas de vinagre y 1 cucharada de bicarbonato de sodio. Luego revolveremos la preparación hasta formar una pasta.

Una vez hecho eso aplicaremos el remedio natural a la base de la plancha y frotaremos con ayuda de una esponja suave durante algunos minutos. Transcurrido el tiempo, retiraremos cualquier exceso con un paño húmedo.

Si la plancha es de vapor, llenaremos con agua y encenderemos el vapor máximo encima de una toalla vieja durante algunos minutos, esto es para eliminar cualquier tipo de residuo que podría haber quedado en las entradas.

Azúcar y detergente

Este método podemos utilizarlo para suplantar el de la sal, ya que el azúcar funciona como exfoliante natural. Lo que demos hacer es mezclar el detergente neutro junto a el azúcar hasta formar una pasta.

Luego incorporaremos el remedio en la zona afectada y frotaremos en la plancha caliente (recuerden que tiene que estar desenchufada) por algunos minutos. Transcurrido el tiempo, retiraremos cualquier exceso con un trapo limpio.

Con estos trucos que te pasamos, el cómo limpiar una plancha ya no será algo imposible de hacer. ¡Manos a la obra y dejar tu plancha impecable!