Cómo cuidar una Planta Cuna de Moisés para que florezca

Cómo cuidar una Planta Cuna de Moisés para que florezca

Cuna de Moisés, se trata de una planta verde con flores bonita y muy resistente. Sin embargo, más allá de su apariencia, tiene la capacidad de absorber el moho y las partículas bacterianas. Por lo que, nos brindan un ambiente más puro y saludable.

Además, es una planta muy decorativa que luce perfecta en un balcón o en la ventana. Si la plantamos en el jardín, hay que procurar que sea debajo de un árbol, la clave es que reciba iluminación pero no luz directa.

Te recomendamos: 12 plantas antimosquitos que puedes tener dentro de casa

A continuación conozcamos un poco más sobre esta maravillosa planta y sus cuidados, para que se desarrolle saludablemente:

Cómo cuidar una Planta Cuna de Moisés para que florezca

Veamos algunos factores a considerar:

Luz:

Esta clase de planta le encanta la luz brillante pero no directa, aunque pueda florecer igual, debemos saber que con el paso del tiempo la veremos decrecer. Además, no tardará en verse que crecen solo las hojas verdes.

Humedad:

Es importante saber que es una planta originaria de América Central, por eso entendemos que le gusta la humedad. Por lo que, si en el lugar donde vivimos el clima es más bien seco, la solución seria rociarla todos los días con un atomizador para mantenerla húmeda.

Riego:

Especialmente en la época de calor, son meses en las que hay que mantener la tierra bien húmeda. Recordemos, no encharcada.

Por otra parte, durante el invierno la cosa cambia, el riego puede alternarse ya que no requiere de mucha agua.

Temperatura:

La temperatura ideal para esta planta son las que rondan entre 15º y 20º, sin embargo no es muy exigente que así sea. Además, el viento no le aporta lo mejor.

Como así también sobre las heladas de la época invernal, se debe evitar tenerlas en el balcón de la casa.

Floración:

Como ya dijimos, lo indispensable es que reciba una buena iluminación pero no directa. Necesita recibir protección de vientos y las bajas temperaturas, aunque se requiere mantener su humedad. Como sabemos bien, la tierra con la humedad necesaria da garantía de una floración segura.

Abono:

El abono es fundamental, se debe fertilizar la planta en primavera o verano para mantenerlas saludables y su floración sea abundante y generosa.

Recomendaciones:

Una recomendación que puede ser útil, es colocar la maceta de la planta sobre un recipiente con agua para que siempre tenga contacto con el agua y mantenga la humedad.

Como vimos anteriormente, la humedad es un factor importante, es una planta que depende de la humedad pero tengamos presente que el exceso es malo. Así que la cuestión es que el sistema de riego va cambiando según la estación, por lo cual hay que estar atento a como regularla.

Deja un comentario