Saltar al contenido

Cómo congelar empanadas

Muchas veces, no sabemos cómo congelar empanadas correctamente, por eso hoy les brindaremos algunos tips para que cuando necesitemos elaborar un gran cantidad de este producto podamos congelarlas sin ninguna complicación.

De esta forma, dispondremos de empanadas en cualquier momento que la necesitemos, ya que tan solo debemos sacarlas y cocinarlas de la forma que más nos guste.

Cómo congelar empanadas

Las empanadas se pueden frezar, sin ninguna complicación o modificación en su sabor. Igualmente, debemos hacerlo en la forma correcta para que no encontremos alteraciones en el producto.

Existen varios tipos de masas de empanadas, y por lo general todas tienen el mismo proceso de guardado y cocción.

Cómo se congelan las empanadas crudas

Estas empanadas congeladas son especiales para vender, ya que podemos producir en gran cantidad y luego reservarlas sin que estas tengan algún cambio en el sabor o en la forma a la hora de cocinarlas, es decir, que el resultado va a ser siempre el mismo.

A continuación pasaremos a explicarles algunos tips sobre esto:

¿Cómo congelar empanadas?

  1. Lo primero que debemos hacer es preparar el relleno deseado y luego armar las empanadas. Tenemos que tener en cuenta, que todo tiene que estar bien frío antes de colocarlo o incorporarlo en la masa, ya que de lo contrario se puede romper nuestra tapita de empanadas y luego, vamos a tener complicaciones para cocinarlas.
  2. Una vez asegurado eso, tenemos que fijarnos que los bordes estén perfectamente sellados, para que no se escape el relleno y no se nos abra la empanada.
  3. Luego llevaremos las empanadas al freezer, por aproximadamente 70 minutos.
  4. Transcurrido el tiempo colocaremos las empanadas en una bolsa o recipiente hermético. Una vez que hayamos guardado todas las empanadas, las rotularemos con el sabor y la fecha del día que las congelamos.

Te recomendamos: ¿Se pueden freezar los sandwiches de miga?

¿Cómo se fríen las empanadas congeladas y cuanto duran?

Cuando deseemos cocinarlas, lo único que debemos hacer es, directamente ponerlas en el horno o freírlas sin descongelar previamente.

Las empanadas duran aproximadamente 2 meses congeladas. Por eso, se recomienda ingerirlas o venderlas antes de la fecha pactada, de lo contrario puede que nos haga mal a nuestro organismo o simplemente se alteren lo resultados.

Algunos consejos

  1. En el caso de que el relleno de nuestra empanada necesite cocción, debemos tener en cuenta que es mejor elaborarlo con anticipación para asegurarnos de que este completamente frío. Se aconseja que se realice el relleno 6 horas antes como tiempo mínimo.
  2. Si elegimos como forma de cocción el horno, debemos tener en cuenta que este tendrá que estar muy caliente. Igualmente que las empanadas estén congeladas, no significa que tardarán más en cocinarse.
  3. Si deseamos freír las empandas debemos tener mucho cuidado, ya que al estar congeladas y el aceite muy caliente, puede llegar a saltar por el cambió térmico.
  4. Siempre debemos asegurarnos de que nuestras empanadas estén bien cerradas antes de congelarlas, ya que de lo contrario, se nos pueden llegar a explotar o desarmar en el momento de la cocción.
  5. Para cerrar la empanada podemos utilizar el repulgue tradicional o simplemente podemos optar por cerrarlas apretando con un tenedor los bordes.