Cómo hacer caramelos de miel caseros

Cómo hacer caramelos de miel caseros

Los caramelos de miel caseros, contiene muchas propiedades beneficiosas para nuestra salud. Como bien sabemos, la miel de abeja nos aporta mucho bienestar.

Caramelos de miel caseros
Caramelos de miel casero

Especialmente en la época de otoño y el invierno, vemos la ventaja de tener a mano estos deliciosos caramelos de miel. De hecho, no solo nos brinda gran cantidad de nutrientes sino que también son ideales para aliviar las molestias y los dolores de garganta.

Lo mejor de elaborarlos en casa, es que podemos hacer una buena cantidad y con la forma que lo deseamos. Ya sea en forma de bolitas, redondeados, cubitos, o como más nos guste.

Además se pueden combinar con propóleo, un clásico que compramos en la farmacia y lo utilizamos para suavizar las molestias propias de un estado gripal y especialmente la garganta. Otra opción válida y que le otorga un gusto más rico aún, es combinarlos con otros sabores como la menta, el limón, jengibre o hasta arrope.

Sin más demora, veamos a continuación esta receta fácil, sencilla y muy práctica para hacerlos caseramente. A continuación se alistan los ingredientes básicos y cada paso de su elaboración:

Ingredientes:

  • 180 gr. de Azúcar
  • c/n de Miel
  • Agua
  • Bicarbonato de sodio
  • Moldes para caramelos

Preparación:

  • Para empezar, si no tenemos moldes para caramelos, podemos utilizar un recipiente rectangular forrado con papel vegetal.
  • Una vez hecho esto, ponemos una ollita al fuego y le agregamos el azúcar, una cucharada de miel y otra de agua. Removemos continuamente con una cuchara de madera, a fuego medio.
  • Cuando la mezcla comience a hervir, lo dejamos durante algunos minutos más.
  • Cuando haya pasado este tiempo, todos los ingredientes se habrán fundido, convirtiéndose en una especie de caramelo líquido.
  • Cuando observemos que este caramelo adquiera un tono amarillento, lo retiramos del fuego y añadimos una cucharada sopera de bicarbonato, sin dejar de revolver.
  • Finalmente, volcamos el caramelo en el molde y rápidamente, para evitar que desaparezcan las burbujas formadas por el bicarbonato.
  • Dejamos que el caramelo se enfríe  y se endurezca. Luego podremos partirlo en varias porciones.
  • ¡Listo para aprovecharnos  y beneficiarnos de los  múltiples nutrientes que nos ofrece los caramelos de miel caseros!

Recomendaciones:

  • Recordemos que el molde que vamos a utilizar para los caramelos, deben estar previamente engrasados con un poco de aceite. Se puede utilizar cualquier molde que tengamos a mano, pero si tenemos uno adecuado para los caramelos mucho mejor.
  • Otra sugerencia es llevar los caramelos a la heladera por un rato hasta que solidifiquen por completo.
  • Finalmente, cuando hayan endurecido bien, podemos desmoldar los caramelos y también los pasamos por azúcar para que no se peguen unos con otros.
  • Como último consejo, se pueden conservar los caramelos en la heladera para mantener su consistencia endurecida.

Deja un comentario