Saltar al contenido

Bicho toro: la dura vida del escarabajo más popular del verano argentino

Seguramente de niños hemos observado y hasta jugado con los escarabajos que encontrábamos en el camino, ya sea por las calles o las veredas de nuestro barrio. Especialmente en los días de verano, el calor apura su aparición y es común verlo patas para arriba.

Se los llama bichos toro o candado, se trata del autentico escarabajo rinoceronte argentino.

Los entomólogos hacen su observación, cuando hay un calor propio de la canícula, ellos aparecen caminando solos y con mucha dificultad entre la hierba y el cemento.

Veamos a continuación algunas de sus características:

El cuerno del cascarudo macho

En el caso de los machos se caracterizan por su cuerno que a la vez cumple la función de gancho que tiene cierre perfecto, precisamente es la única arma para trenzarse en duras batallas por amor. Justamente van en busca de una compañera y al parecer nadie los puede detener.

En el caso de las hembras no tienen cuerno o como se dice correctamente, cornucopia. Sin embargo, pueden volar y desplazarse a amplias distancias. Mientras que los machos no están aptos para hacerlo.

Si tendríamos que describirlas podemos decir sobre su vuelo que es manso e inestable, zumban como si fueran el motor gasolero de los coleópteros. Y como si estuvieran encandiladas por un farol, suelen aterrizar de manera más accidentadas.

La vida de esta especie es muy breve, por ejemplo: no comen nada debido a que están satisfechos. Tengamos en cuenta que se han pasado todo un año bajo tierra y comiendo, al salir a la superficie es para aparearse y finalmente morir. Tienen tan solo cuatro días para lograr todo esto, realmente una vida corta y aventurera.

Una auténtica larva popular

Esta larva es muy popular así como su fase cascaruda, resulta que el gusano blanco que vive bajo tierra es el auténtico cascarudo veraniego. De hecho, se trata del mismo insecto atravesando un estadio diferente.

Duración del ciclo: Del mes de febrero a marzo ocurren las oviposiciones de las hembras, quienes durante noviembre, diciembre y enero se han apareado con los machos. Colocan 30 huevos aproximadamente debajo de la tierra a unos 10 centímetros de profundidad.

Precisamente de estos huevos nacen los gusanos que también son conocidos como gallinitas ciegas o sencillamente gusano blanco, inclusive algunos pescadores lo utilizan como carnada para la pesca en lagunas y ríos.

La guerra en el campo

Una guerra que se desata en el campo donde el cascarudo representa una verdadera amenaza, considerándolo una plaga y por eso le dan pelea.

Justamente surge la batalla contra el gusano que se alimenta de las raíces de los cultivos, especialmente del trigo o el maíz, que son los más esenciales.

Por ejemplo: Cuando hay más de diez gusanos por metro cuadrado de tierra, es entonces cuando el agricultor debe tomar medidas.

Mientras que si hay más de 40 isocas por metro cuadrado, según opinan los expertos en el tema, el agricultor no tiene más nada que hacer.

Una entidad con autoridad es el INTA que dice: Hay que resignarse hasta la próxima siembra, ya que seguir empleando insecticidas podría ser un remedio mucho peor que la “enfermedad”.

Fertilizante natural para los agricultores

Otro método más amable para combatir su estado larvario en las huertas, la trampa consiste en dejarle una papa cruda cortada a la mitad. Con esto los atraen y una vez que esto suceda, lo retiramos del cultivo y los depositamos en las composteras.

Un método perfecto para fertilizar la tierra de forma natural, por eso las hembras luego de poner sus huevos en la tierra pasan de inmediato a otro plano. El ciclo está llegando a su fin, su muerte será lenta porque ha sido decretada por las leyes de la naturaleza.

En el caso de los machos, que es el género fuerte de la especie y que puede levantar hasta 80 veces su propio peso. Sin embargo, su fin será derrapados por el camino y finalmente devorados por las hormigas coloradas.